Meme: grandes finales de cine

cfyall

De nuevo Mr. Lombreeze me lanza un meme a la cara. En esta ocasión se trata de comentar 10 grandes finales de la historia del cine. El problema es quedarme simplemente con 10 así que no publico ninguno de los que ya ha elegido Mr. Lombreeze y, además, publico los 10 que primero me vienen a la memoria.

Como es bien sabido soy un enemigo radical de los spoilers así que intentaré no desvelar nada importante en los comentarios de las películas y no publicaré el video de las escenas en cuestión, para evitar tentaciones y porque así no tengo que buscarlos, jeje.

Lo mejor es que si os dan ganas de volver a ver uno de estos finales, o verlo por primera vez, os veais la película  entera porque, a fin de cuentas, los finales son impresionantes gracias a cómo quedan en el conjunto.

Y dicho esto y sin liarme más de la cuenta, aquí va mi lista de grandísimos finales del cine:

  1. Con faldas y a lo loco” (Some Like It Hot, 1959) de Billy Wilder puede ser una opción evidente pero no me resisto a publicarla igualmente. Hay que ser un auténtico genio para terminar una película con un diálogo tan increíble y con una frase final tan sencilla. Tal vez nadie sea perfecto pero lo que está claro es que hay guiones que sí lo son. Éste es uno de ellos y la cinta de Billy Wilder, una de las grandes obras maestras de la historia del cine.
  2. En busca del Arca Perdida” (Raiders of the Los Ark, 1981) de Steven Spielberg nos muestra, tras un clímax final repleto de efectos especiales bien utilizados, uno de los planos finales más tremendos de la historia del cine de aventuras. Aunque volvimos a ver el mismo almacén en su aventura con la calavera de cristal, la cosa ya no fue lo mismo. Podéis leer la crítica en Moonfleet.
  3. Al rojo vivo” (White Heat, 1949) de Raoul Walsh nos demostró lo enfermizo que puede llegar a ser el amor de un hijo por una madre. Una de las grandes películas de cine negro, con un ritmo prodigioso y unas interpretaciones que quitan el hipo. James Cagney alcanza la cima del mundo en uno de los finales más excitantes que se han visto en una pantalla.
  4. Requiem por un boxeador” (Requiem for a Heavyweight, 1962) de Ralph Nelson es una película que compré porque el dvd estaba a buen precio y porque Anthony Quinn ha sido siempre uno de mis actores favoritos. Mi sorpresa fue encontrarme con un películón como la copa de un pino, un drama seco y con un final absolutamente inolvidable que puede dar para un buen debate sobre la dignidad y el sacrificio. Podéis leer la crítica en Moonfleet.
  5. El planeta de los simios” (Planet of the Apes, 1968) de Franklin J. Schaffner es una de las elecciones más obvias cuando se trata de finales impactantes. Aunque la he visto ya unas cuantas veces me sigue maravillando por imprevisible y por la sobrecogedora actuación de Charlton Heston.
  6. La marca del vampiro” (Mark of the Vampire, 1935) de Tod Browning tiene un final tan atípico, tan alucinante, que tuve que rebobinar (era un vhs) para asegurarme de que lo había visto bien. Una maravilla de la que no importaría hacer un remake así que si hay algún productor en la sala que se ponga en contacto conmigo.
  7. Inteligencia Artificial” (Artificial Intelligence: AI, 2001) de Steven Spielberg me da la oportunidad de soltar mi vena diabólica e introducir dos películas suyas en una lista de los mejores finales, corrigiendo así el injustísimo rumor de que no sabe terminar sus películas. Aquí asistimos a uno de los finales más tristes, tremendos y crueles de la historia del cine pero, como los mejores venenos, viene disfrazado en forma de rica manzana. No os dejéis engañar y fijaos bien de verdad en lo que nos dice Spielberg aquí…
  8. Cielo negro” (1951) de Manuel Mur Oti es una de esas joyas del cine español de las que nunca se habla.  El director gallego echó el resto en esta película en la que su talento explota literalmente ante el espectador en el plano secuencia final, uno de los más emocionantes que yo he visto nunca.
  9. Vértigo” (Vertigo, 1958) de Alfred Hitchcock tiene uno de los finales más desoladores de la carrera del maestro. Una escena fascinantemente dirigida y soberbiamente interpretada por James Stewart, mucho mejor actor de lo que muchos se han empeñado en decir.
  10. Gran Torino” (2008) de Clint Eastwood es otro ejemplo más de cómo darle una bofetada al espectador que, en absoluto, se ve venir algo tan emocionante, tan desgarrador, tan genial. Eastwood es un tipo con facilidad para finales inolvidables como ya nos demostró en obras maestras como “Un mundo perfecto“, “Los puentes de Madison” o “Million Dollar Baby“. Podéis leer la crítica en Moonfleet.

Como digo siempre… ahora es vuestro turno.