7 películas para recordar a Mel Ferrer

Mel Ferrer

Mel Ferrer ha muerto esta semana a los 90 años de edad. No fue uno de los grandes pero hubo un tiempo en el que su rostro era muy popular en España, quizás porque era de los pocos actores de Hollywood cuyo nombre todo el mundo sabía pronunciar.

Incluso cuando yo era niño en los 70 y primeros 80, ya lejos de sus mejores años como actor de cine, uno escuchaba a los mayores hablar de él con cariño y respeto cada vez que emitían por televisión alguna de sus películas más conocidas.

Su intervención en numerosos episodios de la ya mítica “Falcon Crest“, donde se llegaba a casar con Ángela Channing (Jane Wyman), acercó su aire aristocrático y distinguido a nuevas generaciones.

Ferrer fue actor, productor y director aunque, en estos tiempos en los que hasta la prensa seria se tiñe de rosa a la mínima ocasión, se le está recordando principalmente por haber estado casado con la inolvidable Audrey Hepburn. Sin embargo es injusto olvidar la labor artística de un hombre que produjo un peliculón como “Sola en la oscuridad” o interpretó un buen puñado de clásicos de obligada visión.

En el terreno de lo anecdótico no puedo dejar de mencionar que dirigió a Marisol en “Cabriola“. A ver si los de Cine de Barrio andan despiertos y programan esta semana alguna de sus películas “españolas” como la mencionada “Cabriola” o “La chica del Molino Rojo” o “El señor de La Salle“.

Por todos estos motivos, aunque muchos medios pasen de puntilla por la noticia, me he decidido a dedicarle un artículo y a dejar constancia aquí de las películas por las que yo le recordaré. La mayoría de ellas hace muchos años que no las veo así que, esta vez más que nunca, será una selección muy personal. El orden es cronológico:

  • Encubridora” (Rancho Notorious): una de las muchas joyas dirigidas por Fritz Lang y en la que Ferrer aparecía acompañado de la siempre magnética Marlene Dietrich.
  • Scaramouche“: Basándose en la genial obra de Rafael Sabatini, cuya lectura os recomiendo vivamente, George Sidney creó un clasicazo del género de aventuras en el que Ferrer mantenía con Stewart Granger el que fue considerado el duelo a espada más largo de la historia del cine. Inolvidable.
  • Los caballeros de la mesa redonda” (Knights of the Round Table): pocos actores más apropiados para interpretar al Rey Arturo que Mel Ferrer que le daba ese toque aristocrático que pocos más podían aportar. Cine de aventuras del que ya no se hace y que Richard Thorpe dirigía sin despeinarse.
  • Lili” de Charles Walters. Para muchos su papel más mítico y, sin duda, uno de sus papeles más populares. Pocas veces las marionetas se han convertido en personajes tan importantes y tan entrañables como en esta historia en la que Leslie Caron ofrecía, además, una de sus mejores interpretaciones.
  • Guerra y Paz” (War and Peace). Si, como dije, Ferrer tenía un cierto aire aristocrático, os podéis imaginar hasta qué punto era el actor ideal para interpretar al Príncipe Andrei de esta mastodóntica adaptación que el gran King Vidor realizó de la obra de Tolstoi y en la que Mel coincidía con su entonces esposa, Audrey Hepburn.
  • Fiesta” (The Sun Also Rises). La primera vez que supe de esta película fue en un ciclo en televisión española (la única que había) hace muchííííííísimos años. Yo era pequeño así que me hizo gracia una película estadounidense ambientada en España pese a que me parece recordar que me mandaron a la cama antes de que acabase. Es una película correcta y nada más dirigida por el siempre eficaz Henry King y basada en una novela de Ernest Hemingway.
  • El Corsario Negro” (Il Corsaro Nero) de Sergio Sollima. Aunque Kabir Bedi quedó en el imaginario colectivo español como Sandokan, yo no puedo olvidarme de este Corsario Negro que juraría vi en el cineclub que organizaban en los Salesianos los viernes por la tarde y cuyos cromos, que venían con Panrico, coleccioné ávidamente. Intentaré conseguirla por un medio u otro para ver cómo le afecta el tiempo a ella… y a mí.

Bueno, presiento que habré roto algún esquema con mi última inclusión en la lista pero… la nostalgia es la nostalgia.

¿Y vosotros? ¿qué recuerdo tenéis de Mel Ferrer?

(vía El Mundo)