Budd Schulberg (1914 – 2009)

You don’t understand! I coulda had class. I coulda been a contender. I could’ve been somebody, instead of a bum, which is what I am.

Esta cita fue elegida, no hace mucho, por el American Film Institute como la tercera más memorable de la historia del cine.

La escribió Budd Schulberg y formaba parte del guión de esa impresionante joya titulada “La ley del silencio” (On the waterfront), dirigida en 1954 por Elia Kazan. Le valió el oscar y, lo más importante, un lugar destacado en la historia del cine.

Colaboró de nuevo con Kazan escribiendo para él el guión de “Un rostro en la multitud” y fue un reputado novelista, autor de “Más dura será la caída”, “¿Por qué corre Sammy?” (What makes Sammy Run) o “El desencantado“, estas dos últimas publicadas en España por la Editorial Acantilado (una de mis favoritas, por cierto).

Testificó en la famosa caza de brujas del senador McCarthy, dando nombres de algunos compañeros del partido comunista del que estaba desencantado porque pretendía decirle qué cosas escribir y qué cosas no. Estos hechos marcaron su vida y su carrera y, de hecho, algunos ven en el guión de “La ley del silencio” una apología de la delación.

Buceando en su biografía, me ha chocado descubrir que en su participación en la segunda guerra mundial, intervino en el arresto de Leni Riefenstahl, otra brillante personalidad de la que tendré que hablar algún día.

Schulberg ha muerto a los 95 años de edad, en su residencia de Long Island, imagino que con la conciencia tranquila: Él sí fue alguien.

(Fuente: Empire Online)