Patrick Swayze (1952 – 2009)

Patrick SwayzeNo era el mejor actor de su generación, pero no cabe duda de que la muerte de Patrick Swayze a los 57 años de edad, víctima de un cáncer de páncreas, representa un impacto para todos aquellos que crecimos en los años 80. Cansado me he quedado hoy de escuchar en radio y televisión la mención a “Dirty Dancing” y “Ghost” que, si bien es cierto que son sus dos grandes éxitos, tampoco deberían oscurecer otros trabajos muy recordados.

De hecho, en España su popularidad le llegó a través de la serie de televisión “Norte y Sur” en la que interpretaba a uno de los principales personajes, Orry Main, aunque para entonces ya había trabajado a las órdenes de Francis Ford Coppola y John Milius en películas tan conocidas y tan icónicas de los 80 como “Rebeldes” y “Amanecer Rojo“.

Fue protagonista también de dos cintas de acción que todo buen aficionado recordará. Se trata de “Road House” y, sobre todo, de “Le llaman Bodhi” (Point Break), la excelente película de Kathryn Bigelow que cuenta con algunos de los momentos más adrenalínicos del cine de acción y que, para muchos, es su mejor interpretación.

En los últimos años se le había podido ver en “La ciudad de la alegría“, “A Wong Foo Gracias por todo, Julie Newmar“, “Black Dog“, “Donnie Darko” o “11:14 Destino Fatal” entre otras.

Ahora que se ha ido parece que me entran ganas de volver a ver algunas de aquellas películas que, en lo personal, tanto me recuerdan mi adolescencia. Entre ellas, la primera película suya que vi, en un cine de mi Coruña natal, y que se titulaba “Más allá del valor“. Aunque seguramente hoy pensase diferente, lo importante es que con 12 años de edad me había parecido un peliculón.

Como digo, no era el mejor actor de su generación, pero sí era, posiblemente, uno de los más queridos.

Hasta siempre, Patrick.

Budd Schulberg (1914 – 2009)

You don’t understand! I coulda had class. I coulda been a contender. I could’ve been somebody, instead of a bum, which is what I am.

Esta cita fue elegida, no hace mucho, por el American Film Institute como la tercera más memorable de la historia del cine.

La escribió Budd Schulberg y formaba parte del guión de esa impresionante joya titulada “La ley del silencio” (On the waterfront), dirigida en 1954 por Elia Kazan. Le valió el oscar y, lo más importante, un lugar destacado en la historia del cine.

Colaboró de nuevo con Kazan escribiendo para él el guión de “Un rostro en la multitud” y fue un reputado novelista, autor de “Más dura será la caída”, “¿Por qué corre Sammy?” (What makes Sammy Run) o “El desencantado“, estas dos últimas publicadas en España por la Editorial Acantilado (una de mis favoritas, por cierto).

Testificó en la famosa caza de brujas del senador McCarthy, dando nombres de algunos compañeros del partido comunista del que estaba desencantado porque pretendía decirle qué cosas escribir y qué cosas no. Estos hechos marcaron su vida y su carrera y, de hecho, algunos ven en el guión de “La ley del silencio” una apología de la delación.

Buceando en su biografía, me ha chocado descubrir que en su participación en la segunda guerra mundial, intervino en el arresto de Leni Riefenstahl, otra brillante personalidad de la que tendré que hablar algún día.

Schulberg ha muerto a los 95 años de edad, en su residencia de Long Island, imagino que con la conciencia tranquila: Él sí fue alguien.

(Fuente: Empire Online)

Maurice Jarre (1924 – 2009)

Hubo una época de mi vida, mucho más inocente, en la que desconocía que buena parte de los famosos son hijos o familiares, más o menos cercanos, de otros famosos. Pese a que el apellido era coincidente, tardé en descubrir (quizás por lo diferente de su propuesta) que dos de los músicos a los que más admiraba, Maurice y Jean-Michel Jarre eran padre e hijo.

Leo en los periódicos digitales que ayer murió Maurice Jarre y me sorprende lo cortos que se quedan al elogiar la figura de un compositor que ganó 3 oscars, estuvo nominado otras 6 veces y compuso una buena cantidad de bandas sonoras estupendas, algunas de ellas ya míticas.

Porque Maurice Jarre puso música a las imágenes de “Lawrence de Arabia“, “El tren“, “El coleccionista“, “Doctor Zhivago“, “Los profesionales“, “¿Arde París?“, “La noche de los generales“, “El póker de la muerte“, “Topaz“, “La hija de Ryan“, “El juez de la horca“, “El hombre que pudo reinar“, “El tambor de hojalata“, “El año que vivimos peligrosamente“, “Pasaje a la India“, “Único testigo“, “La costa de los mosquitos“, “Gorilas en la niebla“, “El club de los poetas muertos” o “Ghost” entre otras.

Quizás su colaboración con David Lean sea la que más fama le reportó, pero no por ello se debe dejar de mencionar que fue el compositor de cabecera de Peter Weir durante muchos años y en muchas de las más importantes películas del director australiano.

Lo que estoy seguro no se olvidará nunca es la obra de este genial compositor, del que os dejo aquí dos videos de un concierto homenaje a David Lean. Sirvan ahora como homenaje a Maurice Jarre.


Ver a Maurice Jarre dirigiendo “Lawrence de Arabia”


Ver a Maurice Jarre dirigiendo “Doctor Zhivago”

Mis recuerdos de Paul Newman

Paul Newman

Paul Newman (1928 – 2008), sin lugar a dudas uno de los mejores actores de la historia del cine, ha muerto. Deja tras de sí una brillantísima filmografía y, lo más importante, una vida de la que podía sentirse satisfecho. Esto no es nada nuevo para vosotros porque, a estas alturas, ya habréis oído palabras similares en todas las cadenas de televisión y periódicos del mundo entero. Yo, como siempre, intentaré deciros lo que Paul Newman era para mí.

Creo que la primera vez que vi su rostro en el cine fue en una reposición de “El coloso en llamas“, en el ya desaparecido Cine Coruña de mi queridísima ciudad natal. Yo era muy niño pero recuerdo perfectamente el enorme póster de la película en el que un rascacielos ardía pasto de las llamas. Hoy en día los efectos de la película están más que superados pero en su momento aquello tenía la suficiente fuerza, como podéis imaginar, para impactar a un niño pequeño como yo. Allí estaban, luchando contra las imponentes llamas, dos tipos tan íntegros, chulos y tiernos a la vez como Steve McQueen y el propio Newman.
Continuar leyendo “Mis recuerdos de Paul Newman”

7 películas para recordar a Mel Ferrer

Mel Ferrer

Mel Ferrer ha muerto esta semana a los 90 años de edad. No fue uno de los grandes pero hubo un tiempo en el que su rostro era muy popular en España, quizás porque era de los pocos actores de Hollywood cuyo nombre todo el mundo sabía pronunciar.

Incluso cuando yo era niño en los 70 y primeros 80, ya lejos de sus mejores años como actor de cine, uno escuchaba a los mayores hablar de él con cariño y respeto cada vez que emitían por televisión alguna de sus películas más conocidas.

Su intervención en numerosos episodios de la ya mítica “Falcon Crest“, donde se llegaba a casar con Ángela Channing (Jane Wyman), acercó su aire aristocrático y distinguido a nuevas generaciones.

Ferrer fue actor, productor y director aunque, en estos tiempos en los que hasta la prensa seria se tiñe de rosa a la mínima ocasión, se le está recordando principalmente por haber estado casado con la inolvidable Audrey Hepburn. Sin embargo es injusto olvidar la labor artística de un hombre que produjo un peliculón como “Sola en la oscuridad” o interpretó un buen puñado de clásicos de obligada visión.

En el terreno de lo anecdótico no puedo dejar de mencionar que dirigió a Marisol en “Cabriola“. A ver si los de Cine de Barrio andan despiertos y programan esta semana alguna de sus películas “españolas” como la mencionada “Cabriola” o “La chica del Molino Rojo” o “El señor de La Salle“.

Por todos estos motivos, aunque muchos medios pasen de puntilla por la noticia, me he decidido a dedicarle un artículo y a dejar constancia aquí de las películas por las que yo le recordaré. La mayoría de ellas hace muchos años que no las veo así que, esta vez más que nunca, será una selección muy personal. El orden es cronológico:

  • Encubridora” (Rancho Notorious): una de las muchas joyas dirigidas por Fritz Lang y en la que Ferrer aparecía acompañado de la siempre magnética Marlene Dietrich.
  • Scaramouche“: Basándose en la genial obra de Rafael Sabatini, cuya lectura os recomiendo vivamente, George Sidney creó un clasicazo del género de aventuras en el que Ferrer mantenía con Stewart Granger el que fue considerado el duelo a espada más largo de la historia del cine. Inolvidable.
  • Los caballeros de la mesa redonda” (Knights of the Round Table): pocos actores más apropiados para interpretar al Rey Arturo que Mel Ferrer que le daba ese toque aristocrático que pocos más podían aportar. Cine de aventuras del que ya no se hace y que Richard Thorpe dirigía sin despeinarse.
  • Lili” de Charles Walters. Para muchos su papel más mítico y, sin duda, uno de sus papeles más populares. Pocas veces las marionetas se han convertido en personajes tan importantes y tan entrañables como en esta historia en la que Leslie Caron ofrecía, además, una de sus mejores interpretaciones.
  • Guerra y Paz” (War and Peace). Si, como dije, Ferrer tenía un cierto aire aristocrático, os podéis imaginar hasta qué punto era el actor ideal para interpretar al Príncipe Andrei de esta mastodóntica adaptación que el gran King Vidor realizó de la obra de Tolstoi y en la que Mel coincidía con su entonces esposa, Audrey Hepburn.
  • Fiesta” (The Sun Also Rises). La primera vez que supe de esta película fue en un ciclo en televisión española (la única que había) hace muchííííííísimos años. Yo era pequeño así que me hizo gracia una película estadounidense ambientada en España pese a que me parece recordar que me mandaron a la cama antes de que acabase. Es una película correcta y nada más dirigida por el siempre eficaz Henry King y basada en una novela de Ernest Hemingway.
  • El Corsario Negro” (Il Corsaro Nero) de Sergio Sollima. Aunque Kabir Bedi quedó en el imaginario colectivo español como Sandokan, yo no puedo olvidarme de este Corsario Negro que juraría vi en el cineclub que organizaban en los Salesianos los viernes por la tarde y cuyos cromos, que venían con Panrico, coleccioné ávidamente. Intentaré conseguirla por un medio u otro para ver cómo le afecta el tiempo a ella… y a mí.

Bueno, presiento que habré roto algún esquema con mi última inclusión en la lista pero… la nostalgia es la nostalgia.

¿Y vosotros? ¿qué recuerdo tenéis de Mel Ferrer?

(vía El Mundo)

11 películas para recordar a Charlton Heston

Charlton Heston Ben-Hur

No hay sido fácil pero finalmente ya tengo conexión a internet en mi casa de Barcelona y mucho me temo que tengo que estrenarla publicando una triste noticia de esas que me obligan a tirar de tópicos. Porque es difícil no mencionar que ha muerto uno de los grandes mitos del Hollywood clásico (ese que muchos desconocen que existió y del que las televisiones parecen haberse olvidado).

Charlton Heston (1924 – 2008) era un estupendo actor cuyo físico le encasilló un poco en el papel de hombre duro pero que supo dotar a ese arquetipo de una cantidad de matices que le hicieron único. Creo que no hay mejor manera de comentar su desaparición que publicar una lista con las 11 películas que, en mi opinión, le harán permanecer en nuestra memoria para siempre.

El orden es de más moderna a más clásica:

  • Cuando el destino nos alcance” (Soylent Green) de Richard Fleischer: Una de las mejores películas de ciencia-ficción de la historia. Se mantiene fresca como el primer día y eso es precisamente lo que mete miedo.
  • El planeta de los simios” (Planet of the Apes) de Franklin J. Schaffner: uno de los finales más míticos y comentados de la historia del cine hasta el punto de habérsela destripado a todo aquel que todavía no la ha visto. Heston está impecable y nos demuestra que no necesita ni la voz para transmitir sensaciones al espectador.
  • El señor de la guerra” (The War Lord) de Franklin J. Schaffner: Schaffner conseguía de Heston una interpretación memorable en una de sus películas menos conocidas y de las más atípicas. Repetirían en la genial “El planeta de los simios”.
  • El tormento y el éxtasis” (The Agony and the Ecstasy) de Carol Reed: Heston convierte a Miguel Angel en una especie de Moises de las artes en un duelo con Rex Harrison de los que hacen las delicias de los aficionados a las interpretaciones poderosas.
  • Mayor Dundee” (Major Dundee) de Sam Peckinpah: Heston se partió la cara con los productores para que respetasen los deseos de Peckinpah, sabedor del talento de éste. El resultado es una pequeña joya del western.
  • El Cid” de Anthony Mann: imposible no mencionar la interpretación que Heston hizo de “nuestro” Rodrigo Díaz de Vivar. Mann convierte sus aventuras en un western con espadas y nos demuestra que si no lo hicimos nosotros antes (ni después) es simplemente porque somos muy burros.
  • Ben-Hur” de William Wyler: en los últimos tiempos parece que no es correcto políticamente defender esta película. Para mí es una de las grandes joyas del cine espectáculo bien entendido y una de esas películas por las que no pasa el tiempo. Añadiré que, además, es una película que vi en el cine de pequeño (no, no fue en el estreno, graciosillos) y eso es algo difícil de olvidar.
  • Horizontes de grandeza” (The Big Country) de William Wyler: Heston haciendo “de malo” frente al siempre bueno Gregory Peck es un duelo que merece ser visto. Wyler era uno de los grandes. Inolvidable la banda sonora de Jerome Moross.
  • Sed de mal” (Touch of Evil) de Orson Welles: cine, cine y más cine en una de las obras maestras más grandes jamás filmadas.
  • Los diez mandamientos” (The Ten Commandments) de Cecil B. DeMille: espectáculo, espectáculo y más espectáculo. La escena del Mar Rojo es ya un icono del cine.
  • El mayor espectáculo del mundo” (The Greatest Show on Earth” de Cecil B. DeMille: sobre el mundo del circo no se ha hecho nada igual. La película que lanzó a Heston a lo grande.

Por supuesto echaréis en falta alguna película suya o quitaríais alguna de las que he puesto. Como siempre digo, ahora es vuestro momento para opinar. Ver sus películas y debatir sobre ellas es el mejor homenaje que le podemos hacer.

Noticias relacionadas:

Mstislav Rostropovich (1927 – 2007)

Pocas veces los calificativos de genio o mito son utilizados con propiedad. Sin embargo, ante la desaparición de alguien como Rostropovich, no son sino esas las palabras que le vienen a uno a la mente.

Cuando uno piensa en alguien que ha dejado una huella indeleble en la historia del violonchelo y ha estrenado obras (en ocasiones escritas para él) de grandes de la música como Shostakovich, Prokofiev o Britten, sobran las palabras.

Otros más capacitados que yo podrán glosar con más gracia su vida, su dedicación a causas humanitarias, su compromiso político o su inmenso talento. Yo, simplemente, necesitaba hacerme eco aquí de la noticia y compartirla con vosotros.

Mstislav Rostropovich ha muerto. Y el resto, es música.

[tags]Rostropovich, Britten, Shostakovich, Prokofiev, Brahms[/tags]

Joseph Barbera (1911 – 2006)

Ha muerto un mito. Cómo si no, llamar a alguien que, junto a su amigo William Hanna, forma parte tan importante de la infancia de varias generaciones hasta el punto de convertirse en uno de los nombres más reconocibles de la historia de la animación. Ha muerto Joseph Barbera, de Hanna-Barbera.

Ese dúo mágico fue el padre artístico de Tom y Jerry, una de las mejores parejas animadas de la historia. Contrariamente a lo aparecido en diversos medios, Barbera no ganó nunca el oscar porque en aquella época el oscar al mejor cortometraje se entregaba a la productora (MGM en el caso de Tom y Jerry). Una pena porque los cortos de Tom y Jerry recibieron 7 oscars.

No contentos con crear a la pareja gato-ratón más famosos del cine de animación, siguieron creando y/o produciendo series como el oso Yogi, Los Picapiedra, Scooby Doo, Magilla en gorila, Los autos locos, Pepe Pótamo, Hong Kong Phooey o Los Pitufos. Me resulta muy difícil recordar muy infancia sin recordar también algunos de esos personajes.

Ha muerto un mito, sí, pero su obra sigue ahí para que las nuevas generaciones puedan seguir disfrutando de ella. Como ya hice con Anita O’Day creo que el mejor homenaje posible es recordar dicha obra. Por eso, más abajo y vía blogdecine podéis ver el primer cortometraje de Tom y Jerry: “Puss Gets the Boot“.

Desde aquí mi más profundo agradecimiento a Joseph Barbera por tantos y tantos buenos momentos.

Ver Corto en YouTube

(vía El Mundo)

[tags]Tom y Jerry, Joseph Barbera, William Hanna, Hanna-Barbera[/tags]

Robert Altman (1925 – 2006)

Robert AltmanRobert Altman, uno de los directores más respetados del mundo, ha muerto en Los Ángeles a los 81 años de edad. Ha permanecido activo casi hasta el último momento hasta el punto de que aún tiene pendiente de estreno en España su última película, “A Prairie Home Companion“.

Nominado siete veces a los Oscars de Hollywood, le fue concedido uno honorífico este mismo año. Deja tras de sí un legado cinematográfico en el que destacan películas como MASH“, “Los vividores“, “Un largo adiós“, “Nashville“, “Tres mujeres“, “The Player” (El juego de Hollywood), “Short Cuts” (Vidas Cruzadas) o “Gosford Park“.

No es uno de mis directores favoritos, ni muchísimo menos, pero se había ganado el cariño y el respeto de todos sus colegas de profesión y de muchos aficionados. Ahora es el momento de revisar su obra.

(vía blogdecine)

[tags]Robert Altman[/tags]

Jack Palance (1919 – 2006)

Jack Palance oscarOtra de las leyendas del viejo Hollywood nos ha dejado para siempre: el mítico Jack Palance ha muerto a los 87 años de edad.

Posiblemente las nuevas generaciones le recuerden como el tipo que ganó el oscar a mejor actor secundario por “Cowboys de Ciudady se puso a hacer flexiones a una mano, con 72 años, durante su discurso de aceptación. O en su papel en el primer “Batman” de Tim Burton o incluso en “Tango y Cash“.

Lo que sabe menos gente, en parte debido a que durante años aceptó casi cualquier papel que le ofrecían en películas que es mejor olvidar, es que comenzó en el teatro como suplente de Marlon Brando en “Un tranvía llamado deseo” o que debutó en el cine de la mano de Elia Kazan en “Pánico en las calles“.

Después llegaron papeles en películas como “Sudden Fear” (su primera nominación al Oscar), “Perseguida“, “Atila, rey de los Hunos“, “The Big Knife“, “He muerto miles de veces“, “Attack“, “Ten Seconds to Hell“, “Austerlitz“, “Barrabás“, “Los Profesionales” o “Orgullo de Estirpe“.

Yo siempre le recordaré como Jack Wilson, uno de los pistoleros más terroríficos de la historia del cine, en esa obra maestra que uno nunca se cansa de ver y que lleva por título “Raíces Profundas“. Ese papelón le valió su segunda nominación al Oscar.

Muy pocos han sido tan buenos haciendo de malo. Me da la sensación de que es por eso por lo que los cinéfilos le teníamos un cariño especial.

(vía El Mundo)

[tags]Jack Palance, Shane, Raíces Profundas[/tags]