Huelga en la Compañía Nacional de Teatro Clásico

El viernes pasado mi inseparable Anita Loos y yo fuimos al Teatro Victoria de Barcelona para disfrutar de la representación de “El pintor de su deshonra” de Calderón de la Barca, por parte de la Compañía Nacional de Teatro Clásico.

Como amantes que somos del teatro de nuestro Siglo de Oro, nos las prometíamos muy felices hasta que al llegar al Teatro  Victoria (cuyo personal fue muy amable) descubrimos que la función se había suspendido por causa de una huelga del personal técnico de la Compañía. Estuvimos charlando con dos de los trabajadores en huelga que, muy amablemente, nos explicaron los motivos de la misma. Tengo que decir que todo lo que nos contaron nos sonó, por desgracia, bastante creíble aunque, evidentemente, carecemos de la versión de “la empresa”.

En este país estamos viviendo una situación de retroceso en los derechos de los trabajadores que no está de más recordar, así que en solidaridad con una gente que se ha decidido a protestar (aún renunciando a su salario indefinidamente) voy a publicar aquí el contenido del documento informativo que nos facilitaron allí mismo.

EL COMITÉ DE HUELGA INAEM-TEATROS INFORMA

Que:

  1. Ante la insostenible situación creada por el actual equipo de Dirección de la Compañía Nacional de Teatro Clásico y en defensa de los intereses laborales, profesionales y de salud laboral del personal técnico y de gestión adscrito a la Compañía.
  2. Ante la pasividad mostrada durante años, por parte de las sucesivas Direcciones del I.N.A.E.M., para solucionar los problemas, ignorando las denuncias a ellos remitidas por los trabajadores y trabajadoras de la Unidad y el Comité de Empresa donde se les expresaba de forma detallada las constantes muestras de despotismo en el trato y la nefasta, negligente y derrochadora gestión de la Compañia, hecho este plasmado en el constante deterioro de la calidad artística de las producciones, sin interesarles lo más mínimo la imagen de los profesionales de la Unidad haciendo oídos sordos a las recomendaciones y necesidades demandadas por el personal.
  3. Ante el constante maltrato psicológico y la reiterada imposibilidad de conciliar la vida familiar y laboral saludablemente, generada por la caprichosa y dictatorial variación de los Calendarios Laborales, saltándose constantemente las recomendaciones que al respecto indicaba el Comité de Empresa.
  4. Ante el constante despilfarro de los recursos económicos asignados a la Compañía por parte de las arcas públicas cuya gestión ha sido, a nuestro entender, manifiestamente negligente en el gasto, partidista en las contrataciones externas de los profesionales que intervienen en las producciones y cuya responsabilidad artística o técnica se remunera generosamente (ver los programas de mano para darse cuenta de que siempre aparecen los mismos nombres, la mayor de las veces coincidentes con los nombres de los actuales dirigentes de la Unidad). Cabe resaltar que este hecho se realiza con el conocimiento, consentimiento, y no sabemos si asesoramiento del I.N.A.E.M., sin que hasta la fecha se haya realizado ningún tipo de intervención o investigación por parte de la Subdirección Económica del Organismo Autónomo. Pero lo que si está claro es que estas presuntas prácticas y la presunta negligencia, arbitrariedad y festiva utilización del dinero público pueden ser constitutivos de delito.
  5. Ante estos lamentables hechos y en defensa de nuestros derechos profesionales y laborales, así como, en defensa del compañero injustamente expedientado y utilizado como arma de presión e intimidación hacia el resto de compañeros y compañeras de la Unidad de Producción.

Los trabajadores y trabajadoras de la Compañía Nacional de Teatro Clásico a través de su Comité de Huelga, y ejerciendo un derecho constitucionalmente reconocido, anuncian públicamente su voluntad de iniciar huelga indefinida a partir del el 19 de mayo de 2010 tanto en Madrid como en Barcelona, así como, en las futuras actuaciones de la Compañia en todo el territorio nacional y giras al extranjero. Este paro afectara directamente a la representación de los espectáculos y estará en vigor mientras no se resuelva satisfactoriamente el conflicto, y el INAEM persista en mantener en sus cargos a los actuales directivos de la Unidad.

El Comité de Huelga lamenta, profundamente, las molestias que la aplicación de la medida pudiera originar al espectador. Pero quiere poner en conocimiento del público que esta insostenible situación se viene padeciendo y denunciando desde los últimos 6 años sin que en ningún momento el INAEM haya tomado las medidas necesarias para erradicar, de una vez por todas, esta enquistada situación laboral.

Este Comité de Huelga anuncia públicamente que de dilatarse en el tiempo la satisfactoria resolución del conflicto, no descarta la posibilidad de extenderlo al resto de las Unidades de Producción dependientes del Comité de Empresa de INAEM-TEATROS.

Madrid 17 de mayo de 2010

Autor: Jeremy Fox

Jeremy Fox es Miguel Baneira o al revés, ya nadie lo tiene claro, ni siquiera yo. Físico por estudios, informático de profesión y amante de los libros, la música, los cómics y, por supuesto, el cine. No estoy loco, es que me han dibujado así...

28 opiniones en “Huelga en la Compañía Nacional de Teatro Clásico”

  1. Por que no te molestas en averiguar el daño que esta huelga a producido a otros trabajadores de la compañia? no es oro todo lo que reluce.

  2. Estos pobres “trabajadores” tienen casas de lujo, caballos, motos espectaculares y, en fin, bienes que cualquier otro técnico del sector privado, no podría adquirir con los sueldos que circulan en el mundo real. Por no hablar de las condiciones de trabajo, Un técnico de la privada no tiene tiempo ni de plantearse hacer una huelga (aunque como diría el maestro Sabina, “nos sobran los motivos”), porque emplean todas las horas de su jornada en trabajar ¿pueden decir estos señores “trabajadores lo mismo?
    Lo penoso de la cuestión es que, por lo tanto, el señor empresario que contrata técnicos en la privada, rentabiliza al cien por cien su dinero, mientras las arcas públicas se resienten por estas y otras muchas irresponsabilidades de numerosos, no todos, trabajadores públicos. Lo más triste, en mi opinión, es que se les están dando argumentos a quienes quieren cargarse el sistema público, que tanta lucha y tantos sacrificios les costó a quienes consiguieron que hoy disfrutemos de sanidad, educación, vivienda, cultura… públicas.
    Estos señores gozan de empleos privilegiados, que le pregunten a un teleoperador en que condiciones trabaja,la mayoría, hace tiempo que perdió el contacto con el mercado laboral del mayor de los mortales, si no les importa que sus salarios se resientan por hacer huelga es porque tienen copiosos ahorros ¿de sus horas extras? Les hago un llamamiento a la reflexión, un celador no puede paralizar un quirófano; un técnico no debería poder secuestrar la cultura y dejarle a usted, amante del teatro clásico, sin poder disfrutar de según el ABC “el mejor Calderón que se ha visto en Barcelona”. Sobre todo, infórmese, porque los actores SI QUERÍAN HACER LA FUNCIÓN. La cultura, todavía, es un bien público, del que a usted la ha privado un técnico del que le aseguro, no vive nada mal. Espero que haya otra ocasión en que usted pueda disfrutar de un clasico de un nacional en Barcelona, la irresponsabilidad de ciertos “trabajadores” hace bastante complicado que esto pueda en un futuro pueda ser así.
    Se perdió una explendida función, SE LO ASEGURO.

  3. Yo creía que el derecho a la huelga estaba recogido en la Constitución de 1978, pero voy a revisarla, que lo mismo alguien lo ha eliminado.

  4. @Belén
    Belén, si realmente esta huelga ha dañado a otros trabajadores de la compañía deberías argumentármelo algo mejor y explicarme qué tipo de daños. Te diré, sin embargo, que enfrentar a unos trabajadores con otros es una típica táctica para evitar que unos pidan mejoras para sus trabajos.

    Anónimo :

    Estos pobres “trabajadores” tienen casas de lujo, caballos, motos espectaculares y, en fin, bienes que cualquier otro técnico del sector privado, no podría adquirir con los sueldos que circulan en el mundo real.

    Si eso que dices es cierto, estamos ante el primer caso de la historia en que el personal del sector público cobra más que el equivalente del sector privado. Si por algo se caracteriza lo público es por tener salarios más bien bajitos, no sé si lo sabes.

    Anónimo :

    Un técnico de la privada no tiene tiempo ni de plantearse hacer una huelga […] porque emplean todas las horas de su jornada en trabajar

    Disculpa pero esta frase me parece muy demagógica. Yo creo que si las condiciones laborales son bochornosas (que no sé si lo son en este caso) uno siempre tiene tiempo para pensar en ellas y pensar en tomar medidas.

    Anónimo :

    Lo penoso de la cuestión es que, por lo tanto, el señor empresario que contrata técnicos en la privada, rentabiliza al cien por cien su dinero

    Me gustaría saber el porcentaje de subvenciones que reciben muchos de los que rentabilizan su dinero. De todas formas no se puede negar que “lo público” necesita una revisión para que no se convierta en un agujero de dinero. En todo caso no sé qué tendrá esto que ver con esta huelga.

    Finalmente me gustaría decirle que YA SÉ QUE LOS ACTORES QUERÍAN HACER LA FUNCIÓN pero no entiendo qué tiene que ver eso con el derecho a la huelga de los técnicos. Son esclavos los técnicos?

    Me parece muy bien que el técnico no viva mal, lo contrario me resultaría indignante. Y me gustaría aclarar otra cosa: si el precio de ver una obra de teatro incluye la supresión de los derechos de sus trabajadores entonces no quiero ver esa obra de teatro.

    Respecto a la calidad de la función no me cabe duda porque la Compañía Nacional de Teatro Clásico garantiza calidad.

    @Ferre
    No dudes ni por un segundo que si por muchos fuera ese derecho se eliminaría ahora mismo. Son tiempos oscuros, querido amigo.

    Me llama la atención, por cierto, que se ataque el derecho a la huelga pero no se ofrezca ningún razonamiento sobre los motivos de estos trabajadores a ir a la huelga…

    Saludos

  5. Nadie ha cuestionado el derecho a huelga de ningún trabajador, eso sí es demagogia. Es más, he argumentado creer que hay muchísimos trabajadores que sí tendrían motivos reales para ejercitar su derecho y no pueden por la precariedad de sus contratos y por que los sindicatos de este país no se preocupan por los trabajadores de tercera clase. Sobre los motivos de la huelga, he recibido noticias de que estos “trabajadores” ya han conseguido la totalidad de sus reivindicaciones laborales y que el INAEM no encuentra motivos para continuar con la convocatoría de paros, quieren la dimisión del director artístico, al que acusan del lamentable deterioro de las producciones ¿Quién son ellos para emitir ese juicio de valor cuando público y crítica expresa totalmente lo contrario? ¿cuál es el objetivo último de nuestro trabajo? Los actores también son trabajadores ¿o no? La diferencia reside en una simple cuestión, el trabajo del actor siempre ha tenido un carácter eventual y se defiende día a día encima de un escenario, nadie repara en el daño que se le hace, si en una función, por ejemplo, lo ha dejado de ver un productor de cine… Pero claro, estos no son trabajadores, e importan una mierda sus derechos.
    Corren tiempos oscuros, ciertamente. Esperemos que la luz de la razón nos ilumine, porque creo que el daño que se está haciendo es grave (sobre todo cuando probablemente en poco tiempo no tengamos ni Ministerio de Cultura). Dadas las circunstancias, habrá quien se pregunte para qué hace falta una Compañía Nacional de teatro clásico, los “compañeros” que están en huelga conservarán sus puestos de trabajo ¿pero hará falta contratar más técnicos, para algo que ya no existe? ¿Las compañías privadas van a poder montar a Lope a Calderón, a Tirso, con los tiempos que corren y con las debidas condiciones de calidad? ¿le importa a alguien que a los jovenes se les de a conocer la cultura de nuestro siglo de oro?
    Cuando estamos a punto de conocer la próxima reforma laboral, que está al caer, y que deteriorá aún más los derechos de los trabajadores, nadie cuestiona un derecho que tanto sacrificio costó conseguir. Mi indignación nace de que se pervierta, se manipule y se abuse de ese derecho para dar un golpe de estado. Yo les pediría responsabilidad, autocrítica y una profunda reflexión acerca de los motivos reales de esta huelga. Un cordial saludo.

  6. Ah, por cierto, sé de buena tinta, que hay muchos trabajadores de lo público con sueldos muy bajitos; pero también sé de buena tinta, que no es este el caso, cuando las nóminas se engordan con horas extras abusivas, pluses, etc. Sobre todo, cuando lo que habría que revisar es un convenio que no se ajusta para nada a la naturaleza del trabajo a que está destinado. En teatro, cuando más se trabaja es en fin de semana, de toda la vida de Dios, incluso desde antes de que existieran técnicos de teatro, y para hacer teatro sólo hiciese falta una historia, actores y público. Un teatrero de verdad, no puede tener un convenio de oficinista, es inconcebible, nada más que en el absurdo burocrático oficial, que lo único que consigue es entorpecer el funcionamiento real del trabajo. Samuel Becket, Arrabal, Pirandelo, por ejemplo, escribirían algo jugoso sobre ello.

  7. No me queda más remedio que insistir en que el derecho a la huelga de un trabajador no puede ser puesto en tela de juicio solo porque al ir a la huelga impida a otro su trabajo. De hecho, una huelga tiene sentido precisamente porque “llama la atención” sobre un problema. Si no le afectase a nadie (ni público ni actores ni nadie) no tendría sentido hacer huelga.

    Evidentemente el convenio de un trabajador del teatro no puede ser igual que el de un oficinista y dudo mucho que las reivindicaciones vayan por ahí. Desde luego, lo que a mí se me comentó en persona y a la cara fue distinto y entre otras cosas tenían que ver con la conciliación familiar, los abusos de poder, las amenazas a los trabajadores menos “dóciles”, etc…

    Saludos

  8. También insisto, en que en ningúb momento pretendo cuestionar el derecho a huelga de nadie, y de hecho nadie está violando ese derecho. Repito que las reivindicaciones laborales de estos trabajadores se han negociado y modificado el el Ministerio, todas, menos el cese de director artístico. Creo,

  9. Te aseguro qe si a mi me amenazaran y fuese víctima de abusos en mi puesto de trabajo, lo denunciaría en un juzgado, es lo que le he recomendado a algonos compañeros de estos técnicos que no han secundado la huelga y también manifiestan haber sido amenazados por sus compañeros, diciéndoles que tuvieran cuidado en el escenario, no fuese a ser que les cayese algún objeto desde el peine. Pero claro, es muy facil acusar impunemente cuando uno no da nombre ni apellidos.

    Después de todo, siento que que seguir debatiendo es inútil. Que el Ministerio actúe, que cese a un director al que hasta el momento no ha decidido cesar por que no se han aportado pruebas de acusaciones tan graves, o que llegue el tío Paco con las rebajas y decida cargarse 10.000 funcionarios, como ya ha ocurrido en otros lugares. ¿Qué más da el futuro de la gente que viene detrás? Les estamos forjando un brillante fururo de contratos basura, pagados a 7.87 euros la hora. Pero claro, estos pobres no cuentan con sindicatos que les defiendan, porque son trabajadores de mierda ¿no es así?

    Saludos

  10. “Te aseguro qe si a mi me amenazaran y fuese víctima de abusos en mi puesto de trabajo, lo denunciaría en un juzgado, es lo que le he recomendado a algonos compañeros de estos técnicos que no han secundado la huelga y también manifiestan haber sido amenazados por sus compañeros, diciéndoles que tuvieran cuidado en el escenario, no fuese a ser que les cayese algún objeto desde el peine. Pero claro, es muy facil acusar impunemente cuando uno no da nombre ni apellidos…”
    Me parece muy fuerte que hagas una acusación de este calibre amparándote en un cómodo anonimato. No te basta con mentir deliberadamente diciendo que los TRABAJADORES (sin comillas) técnicos de la Compañía Nacional de Teatro Clásico son una especie de millonarios excéntricos que se empeñan en trabajar vestidos de negro. Me parece vergonzoso que mientas amparándote en el anonimato y que te saltes por la torera los MOTIVOS REALES por los que tus compañeros técnicos están en huelga perdiendo gran parte de su EXIGUO salario. NO HAY REIVINDICACIONES ECONÓMICAS, lo que se persigue con este conflicto es la DIGNIDAD DE LOS TRABAJADORES DE LA COMPAÑÍA NACIONAL DE TEATRO CLÁSICO, DE TODOS (ACTORES, TÉCNICOS, ADMINISTRACIÓN, ETC…)Nuestro querido ANÓNIMO difunde como hechos rumores e intenta desprestigiar a sus compañeros con MENTIRAS (caballos… ¡Por Dios! no puedo parar de reirme!) Pero es lo que tienen aquellos estómagos agradecidos, tienen que hacer una campaña de desprestigio para hacer creíble algo que no tiene ningún fundamento. Por cierto, estoy hasta EL ULTIMO PELO DE LA CORONILLA, de que utilicen el argumento de que con esta situación no se van a contratar más técnicos. SI QUIEREN SEGUIR POR AHÍ, BASTA. ENTÉRENSE DE LAS CONDICIONES DE CONTRATACIÓN DEL MINISTERIO DE CULTURAL DEL PERSONAL TEMPORAL PARA SEGUIR HABLANDO QUE NO TIENEN NADA QUE VER CON ESTE CONFLICTO.

    edu

    TABULA RASA

  11. Sí, es injusto que se puedadn hacer unas acusaciones tan graves impunemente y que se intente desprestigiar la imagen profesional de los técnicos. Tan injusts como las graves acusaciones que se han vertido sobre el equipo artístico de la compañía y estas si que son absolutamente falsas, un poco de vuestra medicina no os viene mal. “DEFENSA DE LA DIGNIDAD DE LOS TRABAJADORES”, Ojalá todos los trabajadores de este país tuviesen las condiciones de trabajo (tan indignas) que tienen estos trabajadores. Un poco de contacto con el mundo real no vendría nada mal. Hay que dejar de mirarse el ombligo y darse cuenta de lo que está pasando en el mundo a nuestro alrededor. Le estáis haciendo un flaco favor a los trabajadores que vienen detrás, ya están las empresas privadas frotándose las manos esperando el recorte de los servicios públicos. Ya veremos en que condiciones trabaja la gente para estas empresas, seguro que en en condiciones UN POQUITO MÁS INDIGNAS de las que padecen estos pobres trabajadores.

  12. Mi querido Señor! deme usted un par de dias y le aseguro que le daré más que argumentos como para poder calificar a esta gente,como gentuza.

  13. Va a ser que los técnicos son unos golpistas. A partir de hoy la CNTC, debe denominar a la Compañía Nacional de Técnicos Caciques. Gracias Señora Sinde, por su sensibilidad hacia los problemas de los profesionales de un sector del que usted ha formado parte. Claro que a usted, al igual que a los técnicos, ya le ha caido en gracia ¡UN SUELDECITO ABONADO POR LOS CONTRIBUYENTES DE POR VIDA! Querido Valle Inclán tú teoria del esperpento es la más acertada para este país en que habitamos plagado de don latinos, lazarillos y buscones. ¡Cráneo previlegiado!

  14. Permiteme que te llame Saulo, soy poeta y creo que tengo derecho al alfabeto, perdoname por esta entrada pero veo que te gusta Valle Inclan, pues bien esto pertenece a la escena con el paria catalan, a mi me gusta y como va por la lucha de clases me parecia idonea para recordarte que los caciques son otros y que esos otros estan en la picota por despotismo hacia los “parias” técnicos.
    Me has dejado anonadado con tu conocimiento de literatura y con tu osadia al pretender igualarte a D. Ramon y en el mismo escrito osar introducir las nuevas siglas de la compañia.
    Sobre mi sueldo, te dire que no soy funcionario ni pertenezco a la compañia, sí soy técnico y trabajo por libre, me gano la vida honradamente y creo que nadie ha hablado de sueldo en las reivindicaciones de los técnicos, se ha pedido que se cese a la persona que ha permitido que su equipo campase libremente por su cortijo dando clases magistrales “EIRONEIA”

  15. Por una reforma del convenio de los tecnicos YA!!!
    Como se puede equiparar el trabajo de un tecnico de teatro con el de un funcionario de oficina? Por que una compañia privada sale de gira con 4 tecnicos y el clasico con 20? como se permiten estas cosas?? señores técnicos, trabajan en el teatro!! Ya me dirán ustedes que pinta una persona que lleva una mesa de luces cumpliendo un horario por la mañana cuando las funciones son por la tarde… o por que se tiene que pagar mas a un tecnico cuando trabaja un domingo cuando el teatro cuando mas se hace precisamente son los fines de semana..

    Como es posible que una compañia nacional no pueda salir de gira porque no hay dinero para llevar a tanto tecnico… el centro dramatico nacional ya ni las hace…

    tienen un convenio de risa y de verguenza que no se ajusta para nada a la realidad del trabajo que desempeñan…

    Espero que esta caja de los truenos que han abierto haga una limpieza, pero en todos los sentidos… Y ojala que algun funcionario del ministerio se dé cuenta del convenio tan irreal que tienen los tecnicos y tome cartas en el asunto, y lo primero es que tengan una plantilla acorde con las necesidades y no 50 tecnicos para colgar un foco o un utilero currando por la mañana, y lo segundo unos horarios acordes con el trabajo que se realiza que es el del teatro. Que sobran tecnicos como creo que es más que evidente?? pues a la calle tal y como sucede con los actores cuando no se los necesita.

    Ah por cierto, un tecnico no tiene ni voz ni voto sobre las decisiones artisticas, máxime cuando critica y publico está a favor de la calidad de los espectaculos de la cntc.

    espero que no les salga el tiro por la culata y acaben ,sin giras, sin cntc, sin horas extras y en el centro cultural de villanueva de abajo, que tampoco sería nada indigno aunque conociendo vuestro umbral de la indignidad cualquiera sabe…

  16. Si a usted le han privado de ver un buen Calderón, a mi que soy actor de de es preciosa función me privaron del derecho a hacerla. El teatro es sagrado, y el público y la representación, más aún. Que la gente sepa que hay 24 horas al día para manifestarse, y justo deciden llevar a cabo los paros durante las dos horas que dura la representación.Fui a Barcelona a disfrutar trabajando y unos dictadores disfrazados de trabajadores no me dejaron hacerlo. Ni perdono, ni olvido. El mal de los teatros nacionales son sus técnicos. Son muchos y muy vagos. Los que trabajen en el sector privado saben de lo que les hablo. Ojalá hubiesen podido ver la representación, me hubiese encantado mostrar mi trabajo.

  17. Debes de ser un actor con muy pocas luces, los paros se hacen en los momentos que pueden ocasionar daños, daños que obligan a las partes en conflicto a sentarse a negociar y bla bla bla, en fin no te quiero aburrir con un texto tan largo, espero que tu retentiva te permita memorizarlo sin necesidad de ensayarlo, no te preocupes tampoco por los que no han podico ver la representacion, ya la veran, como es un clasico ganara con el tiempo y quiza en calidad si te sacan del elenco para meter a un actor con un poco mas de entendimiento en los problemas sociales, perdona por todo el daño que te estoy causando.

  18. Y tú debes ser un técnico con muy poca vergúenza, el problema social eres tú y la panda de saqueadores de dinero público vestidos de negro, como sus conciencias, instalados como un mal cáncer en los teatros públicos. A lo que habría que obligaros es a cumplir con vuestros horarios, como hace la mayoría de los trabajadores honrados de este país. A lo mejor así se pasaban menos horas extras y estabaís un poco más cansados para disfrutar esos numerosos días de descanso que cuando no disfrutáis cobráis a precio de oro. Una maquinita de fichar en el teatro es lo que os hace falta.

  19. no pierdas la calma, yo no he sido el primero en insultar y tampoco tengo tanto rencor como tu, espero que ahora que se han desconvocado los paros puedas quemar adrenalina en el escenario, estoy deseando verte actuar y aplaudirte como te mereces, de momento solo decirte que “MUCHA MIERDA”.

  20. Actor anónimo. Atroz sin nombre.Cliché de profesional. Ente acomplejado. Convergüenza no practicante. Complaciente manipulado. Torpe manipulador. Agregado. Atrezzo humano. Pregonador de fábulas. Violador del discurso. Envidioso agraceño. Groupie de Ignatius. Reivindicador del aplauso. Cliché del egotismo. Onanista. Ninguneador del prójimo. Ágrafo de la realidad. Delirante soñador de privilegios. Contenedor de resíduos tóxicos. Casquero. Parque temático del absurdo. Plañidera. Socio fundador de lo indigno. Monumento a la ignorancia. Déspota deforme. Sumidero de rumores. Colector de improperios. Troyano de la dialéctica. Voyeur de técnicos. Premio Max al ”Tontopollas Revelación”.

  21. en el año 2004 el director de escena Adrián Daumas escribío lo siguiente (el tiempo, parece, le ha dado la razón):

    ¿Un nuevo nepotismo en la CNTC?

    Esta carta sólo pretende ser una manifestación de mi sorpresa a lo que está pasando en estos momentos en la CNTC. Creo que todos esperábamos un cambio en la CNTC. Y también que Eduardo Vasco poco a poco nos traería nuevos aires y otros fundamentos. Fue recibido, y me incluyo en las reacciones, con cierta ilusión y grandes expectativas en lo que hasta aquellos días la CNTC era un batiburrillo de montajes sin una línea artística definida, aunque eso si con la curiosidad que siempre conlleva ver montajes de diferentes directores. A día de hoy y pasados casi dos años de su nombramiento sólo vemos, no sin cierto estupor y con gran desilusión que ha transformado la compañía en su propio feudo, en un pequeño fuerte de amiguetes y “su piña”, que no casa de ninguna manera con lo prometido por el gobierno actual. No me gustaría recordar otras épocas, que, sin embargo, parecen traer a la memoria, con esta política, algunos altos funcionarios del actual Ministerio de Cultura, empecinados en un proyecto que a día de hoy y en estos tiempos que corren están desfasados y son innecesarios.

    En menos de un año y medio Vasco ha dirigido tres obras, ha firmado casi todas las versiones (con lo que significa llevarse al bolsillo el diez por ciento de taquilla en un teatro nacional,) contando con el que se estrenará pronto y sólo parece que llama a sus amiguetes más cercanos. Los datos no mienten, y casi no ha hecho audiciones abiertas para contar con otros actores, o como él manifiesta en este momento, que es parte de su discurso, para “formarlos” en su “metodo” para que, (debidamente uniformados) puedan acceder a trabajar en la CNTC., etc….

    Me gustaría recordarle las palabras que en una conferencia a finales de marzo del 2004 mencionó con respecto a la CNTC en Almería: democratizar, contar con los maestros, y con aquellos con una experiencia demostrada de más de diez años dedicados al teatro clásico y no hacer piñas o piñatas de amiguetes “and company”. Pero quizás ya no las recuerde, o crea que fueron otras, suele pasar…

    Creo que la sociedad y el teatro en particular ha evolucionado mucho desde la etapa de Marsillach ( su huella y su herencia es admirable. Como lo han sido sus montajes) y que mimetizar o poner como ejemplo aquellas épocas es una gran equivocación, y me refiero especialmente a no dar juego a otros directores, versionistas, actores etc.. Y en este momento puedo dar el ejemplo opuesto a la CNTC, y ese ejemplo es el CDN, bajo la dirección de Gerardo Vera, que ha hecho gala de un una verdadera apuesta, no sólo de cara a la galería, sino de lo que debe ser un director artístico en un Centro Nacional: pluralidad de voces, creadores diferentes y divergentes, equipos artísticos ejemplares, y, en definitiva a democratizado una casa que era, no ya un feudo sino un fuerte, como fue aquella etapa que ya nadie recuerda con el Sr Pérez de la Fuente a la cabeza (el solito), sin olvidar al mismo Sr. Vasco que fue de los pocos (vete a saber por qué) que “monto” en aquella casa cerrada a cal y canto.

    En éstas épocas actitudes de volver a un monopolio cultural es amoral y éticamente reprobable, ¿Qué mensaje le quieren dar a los directores jóvenes, con estos ejemplos? Que el monopolio sólo es una cuestión de cultura. Por no hablar de los directores que se están formando en las escuelas institucionales (en la tan mentada y pasada época de CNTC ni siquiera existían los estudios de dirección). La CNTC no puede ser un ámbito cerrado y/o que funciona con intereses donde se mezcla lo personal y “el todo lo hago yo”, la endogamia más recalcitrante y el amiguismo de peor calado; y estos se mezclan con los intereses institucionales de exhibición e intercambio o trueque de montajes. Debe ser algo más. Un espacio permeable a otros directores, versionistas, actores, escenógrafos, músicos etc.. Un teatro rico en propuestas y arriesgado en la forma y en el contenido. Y por supuesto, tener un proyecto artístico plural y democrático. En este momento no lo es. ¿Es esta la compañía que deseaba el Sr. Eduardo Vasco?, pues que sepa que no es la que, con ilusión, esperábamos muchos. Ahora, puestos a recordar, recuerdo que en menos de dos años pasaron por esa casa directores tales como Calixto Bieito, María Ruiz, Miguel Narros, José Carlos Plaza, Josep Font, y un largo etc. Con resultados desiguales, pero al menos despertaban la curiosidad mejor intencionada y se quiera o no el público acogía muy bien el cambio de sello, la novedad o el riesgo, o los viejos maestros. ¿Es que ahora sólo podremos ver montajes del Sr. Vasco? Y con cuenta gotas, de otros directores, aunque siempre de la familia más cercana al director. No pongo en duda su talento, sólo cuestiono un modelo que está desfasado y que pide a gritos permeabilidad, apertura, pluralidad de voces y aproximaciones, individuos con otros ideales artísticos y/o sociales, de la materia del que está hecho el teatro, que no es monocromo, y romo, sino todo lo contrario. Dudo mucho que la estimada ministra de cultura sepa lo que está pasando en el CNTC, porque estoy convencido que no resistiría el mínimo análisis de cómo están transcurriendo las cosas es esa casa, y espero, con la mejor de las intenciones que Eduardo Vasco vaya poco a poco rectificando esta política monocroma y endogámica. Y ya son mucha las voces que empiezan a protestar con el actual planteamiento de la CNTC, insisto es un planteamiento que no acepta la diversidad y que hace, por mucho que me pese (y es de justicia decirlo) echar de menos a los anteriores directores de la CNTC.

    No se entiende que el PSOE que ha legislado, y lo ha hecho muy bien, la ley de incompatibilidades de los altos cargos, permita en cultura desempeñar varios cargos en simultáneo, ¿Es que no existe gente capacitada para diversificar los cargos? ¿O es que quiere concentrar el poder para así controlarlos más y mejor?

    Quizás con esta carta, y espero que no sea así, si no se confirmaría mis peores temores en cuanto a la actual política cultural y a los responsables de las artes escénicas en particular, se me cerrarán puertas, ya se sabe que la crítica nunca es bien recibida por los que ejercen esas pequeñas parcelitas (de aquellos que les han otorgado la parcela) que les da un decisión sobre otros. Da igual, en otros ruedos más difíciles he toreado. Y continuaré luchando por lo que creo y debe ser el teatro en un país con una gran tradición teatral y mucho talento joven y no tan joven que ofrecer. Y da la casualidad que cuando más se me han puesto dificultades, y algunos obstáculos “institucionales”, es donde mejor he evolucionado personal y profesionalmente, y me ha servido para afianzarme en mis convicciones (que desde luego no han funcionado por intereses cretinos o cínicos, de recibir o no esas llamadas “subvenciones” o ser programado en determinados teatros con afinidades políticas al servicio del poder) el silencio o callar ante situaciones que solo llevan a la desilusión y las asfixia de las nuevas generaciones es de otros. El que actúa bajo intereses de qué recibir, o a cambio de qué, ese tiene poco que contar en el teatro. Las grandes historias se cuentan con convicciones y no sin cierta dosis de rebeldía. Y siempre por encima del poder político del momento, o de sus peores gestores, que creen que con su dedo acusador pueden quitar, poner o dar, (los mesiánicos y demagogos, de un cargo tan frágil como sus convicciones).
    Sé que muchos en la “profesión”comparten estas opiniones, y que por lo que sea no se manifiestan, a mí me gustaría insistir que no hay que dejar pasar el tiempo ( ahí están nuestros amigos del tan maltratado cine) y que si hay algo que verdaderamente consideramos un desatino o una verdadera injusticia, no sólo porque lo pagamos con nuestros impuestos, sino que atañe a todos, no hay que dejar pasar la posibilidad de manifestar el descontento, la desilusión y si es necesario movilizarse. Todavía se está a tiempo de arreglar la situación, aunque, si ante situaciones como las descritas anteriormente y a pesar de no estar de acuerdo continúan es entonces cuando se es un cómplice más de esta situación en la que las generaciones más jóvenes vamos viendo como los perores ejemplos van aflorando y perpetuándose en un panorama cada vez mas pobre y encerrado en si mismo. Las cosas se cambian sólo si consideramos que nunca existen intereses a cambio, sino que manifestamos nuestra voz con civilidad y con atino.

    Esto solo es una “cartita”, y no tengo ánimo de ofender a nadie, pero creo que todo aquel que dirige una institución del estado y con fines públicos y sociales tiene que encajar la crítica y si existe algo de verdad en esta intentar cambiar para mejorar el interés de todos cuantos formamos este mundo de las “artes escénicas”. El teatro es eso, cambio y no entiende de mantener actitudes dóciles frente a un poder que quiere controlarlo todo a cambio de nada.

    Adrián Daumas (2004) en su blog

  22. ¿porqué será que los anónimos no escriben su nombre, que temor tienen a ser reconocidos por su opinión?

    Valientes los que dan la cara, los otros…

Comentarios cerrados.