‘El rey de la montaña’ de Gonzalo López-Gallego

El rey de la montaña

A “El rey de la montaña” le pasa prácticamente lo contrario que lo que comentaba hace unos días a propósito de “Mataharis“. En este caso, la idea se aparta de las tradicionales fuentes de inspiración del cine español y la dirección es todo lo dinámica que se puede pedir. Lo que falla, en mi opinión, es el guión.

Como digo, la idea de realizar un thriller sobre unos personajes que deben sobrevivir, perdidos en una montaña, a la persecución a la que los someten unos desconocidos recuerda más al “Deliverance” de John Boorman que a ninguna cinta del cine español reciente. Esta osadía en el planteamiento es digna de ser aplaudida.

Lo malo es que algunos detalles del guión me estropean bastante el disfrute de la película. De entrada, en los primeros cinco minutos asistimos a una escena totalmente ridícula y forzada que sirve, tan sólo, para que los personajes de Leonardo Sbaraglia y María Valverde se conozcan.

Se podría haber logrado el mismo efecto sin necesidad de que sucediese algo estúpido y que no voy a desvelar. Lo que pasa es que haciéndolo así en lugar de ocupar cinco minutos de película, la escena ocuparía uno o dos. No es la única escena que está estirada para que la película llegue a durar los 90 minutos que parecen obligados para cualquier estreno comercial actual.

Tampoco es la única escena forzada de una película en la que los personajes apenas dejan de hacer estupideces y de tomar decisiones equivocadas. Hay momentos en los que no me podía creer lo idiotas que eran los protagonistas que, huyendo de gente con armas con mira telescópica, prefieren escapar por el único descampado entre dos bosques o por un desfiladero de rocas que les dejan totalmente expuestos.

Los actores se esfuerzan por solucionar este problema y se puede decir que están bastante bien, especialmente Leonardo Sbaraglia que transmite su desconcierto y desesperación ante una situación que sobrepasaría a cualquiera que se encontrase en ella.

Pero si para mí la película vale la pena verla es por la dirección de Gonzalo López-Gallego que, no sólo está llena de brío y de pulso, sino que es capaz de crear algo realmente complicado de crear en el cine: atmósfera. Hay momentos angustiosos en “El rey de la montaña” y ese es un mérito que le corresponde a López-Gallego. No en vano, los estadounidenses ya nos lo han robado y su siguiente película no será española.

——- Inicio ligerísimo spoiler ———-

Me queda la duda de si el inteligentísimo cambio en el punto de vista que se produce transcurridos casi tres cuartos de película estaba originalmente en el guión (sería un punto para el guionista) o es mérito de dirección. En todo caso me quito el sombrero porque a partir de ese momento la película da un giro de 180 grados y gana en interés, justo cuando uno empezaba a cansarse ya de tanta tontería.

——- Fin ligerísimo spoiler ———-

Un aceptable ejemplo de cine de género español que no llega a más porque el guión no daba para más, que por momentos tiene un cierto regusto a Sam Peckinpah, pero que nos deja algunas imágenes en la retina como prueba de que su director aún pueda dar mucho de qué hablar.

Valoración final: 5 sobre 10

Autor: Jeremy Fox

Jeremy Fox es Miguel Baneira o al revés, ya nadie lo tiene claro, ni siquiera yo. Físico por estudios, informático de profesión y amante de los libros, la música, los cómics y, por supuesto, el cine. No estoy loco, es que me han dibujado así...