‘La habitación de Fermat’ de Luis Piedrahita y Rodrigo Sopeña

Poster La habitación de Fermat Alejo Sauras Elena Ballesteros Santi Millán

Escribir sobre un fracaso siempre me resulta desagradable. Puede dar la sensación de que se hace leña del árbol caído y esa no es, en absoluto, mi intención. Por eso soy mucho más ácido cuando hablo de cintas de gran presupuesto que son unos pestiños que cuando hablo de películas humildes que, al menos, lo han intentado.

En el caso de “La habitación de Fermat” desconozco sus resultados de taquilla pero es una película que, a priori, me caía simpática porque intenta un tipo de cine poco habitual en nuestra cinematografía: un thriller opresivo, que bebe bastante de “Cube“, con una premisa interesante.

El problema es que a la hora de la verdad las intenciones no son suficientes. Lo que cuenta es el resultado. Y en este caso es realmente decepcionante.

Por un lado es imposible creerse a los actores escogidos en sus respectivos papeles. Solo de pensar que Alejo Sauras sea un matemático genial me da la risa. Tampoco Elena Ballesteros da el pego pero no creo que la culpa sea de ellos sino de la estúpida moda de hacer que jovencitos interpreten papeles que, por lógica, deberían interpretar actores adultos o que, al menos, lo parezcan. Santi Millán sí tiene la edad suficiente para su papel pero se pasa cabreado casi toda la película, desaprovechando una buena ocasión para distanciarse un poco de sus papeles más cómicos.

Me convencen mucho más, y tienen una edad adecuada a sus papeles, Lluís Homar y Federico Luppi que se convierten con facilidad en lo mejor de la película.

Por cierto que o bien se olvidan de introducirnos el personaje de Elena Ballesteros o piensan que no tiene importancia o no encontraron la manera de hacerlo sin pifiar alguna posterior sorpresa. En todo caso que sea el único personaje que se queda sin “introducción” resulta cantoso.

Una vez metidos en faena el guión se vuelve tremendamente simplón. Los geniales pensadores tienen que ir resolviendo problemas a cada cual más ridículamente sencillo, de esos que todos hemos resuelto alguna vez. De hecho son tan famosos los enigmas que lo más sorprendente de la película es que los protagonistas no digan “caramba, ese me lo sé, es así…”. En fin, para colmo, y sin destripar nada al que quiera verla, la resolución es de risa.

Al respecto del guión lanzo al aire algunas preguntas.

COMIENZO SPOILERS.

¿Como puede todo un plan sostenerse sobre el olvido de la chaqueta de Federico Luppi? ¿Estaba previsto que se la olvidase? ¿No está muy cogido por los pelos?

¿Cómo pretendía el villano de la película escaparse por la pizarra sin que los demás lo impidiesen o se escapasen también con él?

FIN SPOILERS.

La dirección, como el guión, obra de Luís Piedrahita y Rodrigo Sopeña, no se encarga, precisamente, de salvar la función. De hecho es de lo más flojo de la película. Para crear una atmósfera opresiva no es suficiente con enfocar en primer plano objetos cayéndose al suelo y mover la cámara de lado a lado. Sólo eso no llega para agobiar al espectador y, por eso mismo, no sentimos en ningún momento que los protagonistas estén realmente en peligro.

Tengo que admitir que me da mucha rabia suspender una película en la que yo tenía esperanzas. El cine español está necesitado de propuestas alejadas de los terrenos en los que se mueve habitualmente y esta película era una buena oportunidad para hacerlo. Otra vez será.

Valoración final: 3 sobre 10

Noticias relacionadas:

Autor: Jeremy Fox

Jeremy Fox es Miguel Baneira o al revés, ya nadie lo tiene claro, ni siquiera yo. Físico por estudios, informático de profesión y amante de los libros, la música, los cómics y, por supuesto, el cine. No estoy loco, es que me han dibujado así...

2 opiniones en “‘La habitación de Fermat’ de Luis Piedrahita y Rodrigo Sopeña”

  1. Que mentira de comentarios, la pelicula sin ser espectacular no defrauda, y por favor verifique cuantos años tenia Calois O Abel, (los matematicos no son solo viejos..

Comentarios cerrados.