‘Piratas del mar Caribe’ de Cecil B. DeMille

Reap the Wild Wind Piratas del Mar Caribe

De vez en cuando me gusta programarme un clásico de aventuras o del western en sesión de sábado tarde como cuando era niño y la televisión emitía buen cine en lugar de cutres telefilmes.

Una de mis últimas sesiones aventureras consistió en ver “Piratas del mar Caribe” (Reap the Wild Wind), cinta dirigida por Cecil B. DeMille en 1942 cuyo título en español está asociado para las nuevas generaciones a una trilogía exitosa pero más bien flojilla.

Dicen de Cecil B. DeMille que él entendía que una película tenía que empezar muy fuerte y no dejar de superarse minuto a minuto. No sé si la cita es apócrifa o no pero lo que está claro es que su cine en general, y esta película en concreto, responde claramente a esa premisa.

———- INICIO SPOILERS ———-

“Piratas del mar Caribe” comienza con un tornado y un naufragio. Estamos en 1840 en Key West, un lugar de la costa de Florida plagado de negocios de rescate que se encargan de los barcos naufragados. La dueña de uno de los barcos rescatadores, Loxi Claiborne (Paulette Goddard) tiene la sospecha de que King Cutler (Raymond Massey) llega antes a los rescates porque provoca él mismo los naufragios. En su último rescate, Loxi ha salvado la vida del capitán Jack Stuart (John Wayne)…

Una vez presentados los personajes, la película no deja de crecer en intensidad hasta su famoso final. Porque cuando parece que la cosa no puede ir a más, deciden hacer que el personaje de John Wayne se convierta en malvado. Cuando nos hemos repuesto de ese susto, vemos un nuevo tornado que, para colmo, se carga contra todo pronóstico a uno de los protagonistas. Cuando vemos que llevan ante los tribunales al personaje de Wayne deciden trasladar el juicio a un barco ¡¡para poder bucear hasta un barco hundido y obtener pruebas!! Y cuando parece que la cosa no puede ir a más… ¡¡aparece un calamar gigante!!

———- FIN SPOILERS ———-

Aunque para muchos espectadores de la actualidad, con el paladar poco acostumbrado a los clásicos, no resultará tan espectacular como cintas recientes, no debemos olvidar que estamos hablando de una película de 1942 así que nadie espere el realismo de la era digital. Eso sí, tampoco nos confundamos, en la época fue toda una super-producción. No en vano la película obtuvo el oscar a los mejores efectos visuales de aquel año y es un ejemplo perfecto de espectáculo cinematográfico.

Claro que con esos mimbres es normal que el cesto salga bueno. Porque, dejando de lado al genial director y centrándonos en el reparto, es difícil reunir uno de la calidad del formado por Ray Milland, John Wayne, Paulette Goddard, Raymond Massey, Robert Preston y Susan Hayward. Simplemente espléndido.

Lamentablemente “Piratas del mar Caribe” no es perfecta y entre sus más evidentes defectos está el giro argumental mencionado más arriba y que contradice un poco el carácter que se le supone a uno de los personajes principales. Ese cambio, explicado quizás en la inocencia y “falta de luces” del personaje, resulta algo forzado.

“Piratas del mar Caribe” no es, posiblemente, la mejor película de Cecil B. DeMille pero desde luego es una estupenda película de aventuras, en el mejor y más amplio sentido de la palabra, que 66 años después sigue manteniendo todo su encanto.

Valoración final: 8 sobre 10

Otros enlaces de interés:

Reap the Wild Wind Piratas del Mar Caribe

Autor: Jeremy Fox

Jeremy Fox es Miguel Baneira o al revés, ya nadie lo tiene claro, ni siquiera yo. Físico por estudios, informático de profesión y amante de los libros, la música, los cómics y, por supuesto, el cine. No estoy loco, es que me han dibujado así...