‘Speed Racer’, el delirio colorista de los hermanos Wachowski

Speed Racer Wachowski

Hacía ya tiempo que no acudía a ningún pase de prensa pero el regreso de los hermanos Wachowski a la dirección era un acontecimiento que no podía dejar de tener su espacio en Moonfleet. Una vez vista, gracias a muchocine.net y Warner Bros España, tengo que deciros que los que os esperéis algo del estilo de “Matrix” os váis a llevar una desilusión tremenda.

Y es que los Wachowski han decidido romperle los esquemas a todo el mundo y tras jugar con los colores oscuros en su famosa y parcialmente fallida trilogía, han optado en “Speed Racer” por un derroche de colorines que puede provocar epilepsias entre los espectadores de las primeras filas.

Si resulta llamativo el estilo colorista de la película, aún lo es más el hecho de que hayan optado los Wachowski por realizar una película infantil. Sí, digo bien, infantil. Porque la película está claramente destinada al público más joven y presiento que algunas de las gracias protagonizadas por el pequeño de la familia Racer y su chimpancé provocarán sarpullidos entre algunos de los adultos presentes en la proyección. A veces la línea entre lo infantil y lo infantiloide es muy delgada.

Lo que es de agradecer es que el tono sea claramente desenfadado. Y es que la cinta carece de pretensión alguna que no sea entretener al espectador, cosa que consigue hasta cierto punto aunque quizás en parte porque uno se pasa toda la película esperando que la emoción haga acto de presencia o que alguna de las escenas de acción y persecuciones consigan sorprendernos. Pero lo cierto es que no me resultó aburrida.

El problema, además de los que ya he insinuado, es que no hay ni emoción, ni espectacularidad. Es cierto que resulta llamativa desde el punto de vista visual, prácticamente todo lo que vemos es pura animación, pero no llegamos a sentirnos inmersos en el mundo propuesto por los directores.

Speed Racer Wachowski

Y eso que la cosa no empieza mal, con una larga secuencia que nos introduce en la historia y en la que el pasado y el presente se alternan e incluso se funden con un uso inteligente del montaje y los efectos visuales. Pero este prometedor arranque queda atrás en cuanto comprobamos que “Speed Racer” se decanta por la vertiente más “camp“, dejando de lado la posible emoción que pudiese encerrar la historia. Me resultó imposible no acordarme, especialmente en alguna pelea, de la mítica serie de televisión de “Batman” de los años 60.

“Speed Racer”, en resumen, no es un desastre y entretiene mínimamente pero uno tiene que pedirles mucho más a los creadores de una saga tan pretenciosa como “Matrix” que creían estar revolucionando la historia del cine. Esta vez se quedan, desde luego, muy lejos y aunque el futuro del cine tal vez vaya en esta dirección, espero que en otra ocasión nos lo presenten de forma más satisfactoria.

Valoración final: 4 sobre 10.

Noticias relacionadas:

Speed Racer Wachowski

Autor: Jeremy Fox

Jeremy Fox es Miguel Baneira o al revés, ya nadie lo tiene claro, ni siquiera yo. Físico por estudios, informático de profesión y amante de los libros, la música, los cómics y, por supuesto, el cine. No estoy loco, es que me han dibujado así...