Sólo quiero hablar contigo…

Sólo quiero hablar contigo, decírtelo todo por primera vez. Tendrías que conocer toda mi vida, que siempre fue la tuya aunque nunca lo supiste. Pero sólo tú conocerás mi secreto, cuando esté muerta y ya no tengas que darme una respuesta; cuando esto que ahora me sacude con escalofríos sea de verdad el final. En el caso de que siguiera viviendo, rompería esta carta y continuaría en silencio, igual que siempre. Si sostienes esta carta en tus manos, sabrás que una muerta te está explicando aquí su vida, una vida que fue siempre la tuya desde la primera hasta la última hora.

Este fragmento del inicio de “Carta de una desconocida” (Brief einer Unbekannten) demuestra el inmensísimo y nunca bien ponderado talento de su autor, Stefan Zweig, uno de los grandes autores del siglo XX. Zweig se convirtió en uno de mis escritores favoritos desde que leí, hace ya muchos años, “24 horas en la vida de una mujer”, “Amok” y “Novela de ajedrez” casi seguidas.

Pero si por algo es famoso entre los cinéfilos el autor austríaco es por la adaptación que Max Ophüls realizó de su obra. “Carta de una desconocida” (Letter from an unknown woman) se convirtió desde el momento de su estreno en una de las mejores películas de la historia del cine y una de las más románticas.

Las comparaciones son odiosas y, a veces, totalmente innecesarias así que, sin entrar en ellas, diré que considero a ambas, novela y película, obras imprescindibles del arte del siglo XX.

Ya estáis tardando en disfrutarlas.

Autor: Jeremy Fox

Jeremy Fox es Miguel Baneira o al revés, ya nadie lo tiene claro, ni siquiera yo. Físico por estudios, informático de profesión y amante de los libros, la música, los cómics y, por supuesto, el cine. No estoy loco, es que me han dibujado así...

10 opiniones en “Sólo quiero hablar contigo…”

  1. Caramba, ascensorista, me alegra comprobar que coincidimos en nuestro gusto por Zweig.

    No he leído “El mundo de ayer” y le tengo unas ganas tremendas. De todas formas yo mencioné las primeras que leí del autor y que me permitieron descubrirlo.

    No mencioné tampoco “Momentos estelares de la humanidad” que me parece apasionante desde su misma premisa: analizar momentos de la historia en los que una decisión puntual significó un cambio radical de la historia (valga la redundancia).

    Saludos

  2. “Libre te quiero, pero no mía… Pero no mía, ni de Dios, ni de nadie, ni tuya siquiera…” (aproximadamente). Prefiero este mensaje, y precisamente por eso atenderé tu consejo: leeré algo de Zweig, que tengo ganas de discutir.

  3. Querido Cable, deseoso estoy de poder tener esas discusiones aunque ponernos ahora a comparar a Amancio Prada con Stefan Zweig no tendría mucho sentido.

    No creo, además, que la intención de Zweig en su obra sea la de transmitir ningún mensaje (al menos en la obra que menciono) sino retratar una pasión amorosa llevada a sus últimas consecuencias. Romanticismo puro y duro.

    Ahora que he dicho lo de “duro” es posible que hasta Steve MacQueen se ponga a leerlo… 😛

    Saludos

  4. “By the time you read this letter, I may be dead…”, qué hermosura de película. Que no se la pierda nadie. Por algo será que está enterita hasta en el youtube.
    Por cierto Mr. Fox, me he permitido recomendar su blog en el mío propio que escribo cuando me aburro en la oficina. Espero que no le importe

  5. Gran y muy interesante extracto, sin duda.
    Jeremy, espero que te guste el pequeño detalle que te hice en mi blog. Pásate cuando quieras 😉
    Un saludo.

Comentarios cerrados.