‘No es país para viejos’ de Joel y Ethan Coen

No es país para viejos No country for old men

No es país para viejos” (No country for old men) se estrenó en España tras su éxito en los globos de oro y con la etiqueta de indiscutible favorita para ganar los oscars más importantes en la ceremonia de este año. Lamentablemente, y pese a que me parece que estamos ante una buena película, creo que no es la joya que nos han estado vendiendo.

Llevaban algunos años los Coen sin conseguir el favor crítico al que están acostumbrados y parece que encontraron en la obra de Cormac McCarthy la inspiración que necesitaban. No he leído la novela pero desde luego la historia lo tiene todo para explotar la vertiente “negra” de los Coen: asesinos a sueldo, un psicópata, un botín robado, un policía al borde de la jubilación y una cierta reflexión sobre la violencia en el mundo actual.

La dirección de los Coen, tan estupendamente excedida en ocasiones, es bastante sobria, sabedores de que es lo que mejor se adecúa a la historia que cuentan y de que hay un puñado de buenos actores dando lo mejor de sí mismos. Consiguen así los Coen, sin grandes artificios, crear escenas de una tensión psicológica casi sin comparación en el cine reciente, como una que tiene lugar en una gasolinera casi al principio de la película (si digo más os la pifio).

Sobre el tema de los actores decir que Josh Brolin, pese a no ser alguien que me haya llamado la atención nunca, está muy bien y cumple perfectamente con su papel de perdedor al que se le presenta la ocasión de su vida, como también está estupendo Tommy Lee Jones, actor que nos tiene acostumbrados a actuaciones deslumbrantes como la de la reciente “En el valle de Elah“.

Pero hay alguien que sobresale por encima de los demás, un personaje y un actor que dominan la película con total autoridad y que no es otro que Anton Chigurh, interpretado magistralmente por Javier Bardem. Y recalco al personaje y al actor porque, si bien es cierto que Bardem se sale y compone un asesino sanguinario de los que hacen época, también es cierto que ese personaje es un bombón y es el mejor escrito.

Un personaje perfecto para el actor, con unos diálogos brillantes y que es el motor de buena parte de la acción de la película. Casi todos los personajes hacen o dejan de hacer las cosas influenciados por él. Cuando está en pantalla la película cobra una fuerza impresionante y cuando desaparece estamos deseando que salga de nuevo. Anton Chigurh es un asesino implacable, una fuerza de la naturaleza, una especie de Terminator de los asesinos que, si no se produce una sorpresa histórica, le va a reportar a Bardem el primer Oscar de la historia a un actor español.

En la balanza negativa decir que me sobra un poco el personaje de Woody Harrelson porque no acaba de tener mucho sentido ni una función clara en la historia. Por otro lado, la rama argumental protagonizada por Tommy Lee Jones no acaba de estar perfectamente insertada en la trama pese a su importancia. Es posible que el ciclón Bardem y la fuerza de su personaje hagan que el resto se diluya un poco pero no deja de ser, en mi opinión, un defecto de la película.

No sé si citarlo como positivo o negativo, aunque a mí me dejó un cuerpo raro, pero el final es totalmente anticlimático y pilla por sorpresa al espectador. Dicho así no veo por qué tendría que ser algo malo pero… a mí no me termina de convencer y me parece un pelín forzado para poder terminar de transmitir el aire de fatalismo y pesimismo que invade la cinta y el posible mensaje final que nos quieren transmitir: lo viejos buenos tiempos, aquellos en los que en la oscuridad nos esperaba una hoguera encendida, los tiempos de la seguridad, tan sólo existen ya en los sueños.

Valoración final: 7,5 sobre 10

Noticias relacionadas:

Autor: Jeremy Fox

Jeremy Fox es Miguel Baneira o al revés, ya nadie lo tiene claro, ni siquiera yo. Físico por estudios, informático de profesión y amante de los libros, la música, los cómics y, por supuesto, el cine. No estoy loco, es que me han dibujado así...

9 opiniones en “‘No es país para viejos’ de Joel y Ethan Coen”

  1. Hola,
    para variar con mi norma, estoy bastante de acuerdo con tu crítica. Salvo la interpretación del final… A mi me pareció un final magnífico y me dejó sentado en la butaca 5 minutos dándole vueltas (no, roncando no, dándole vueltas, diga lo que te diga Ari…).
    Cierto que otras partes de la película, otros diálogos, muestran nostalgia por otros tiempos, otras formas… Pero, para mi, el final solo muestra a un hombre que ve su muerte cerca, el fin de su tiempo. Perdido, sin entender lo que le rodea (violencia, costumbres, gente, …)
    Anyway, una gran película aunque, tal vez por cómo se vendió, también esperaba más…

  2. La fui a ver este sábado y me encantó. Han vuelto los Coen que me conquistaron con Fargo y Lebowski y efectivamente el papel de Bardem es un caramelo comparado con el de los demás, sin desmerecerlos, claro. Violencia, parajes perdidos, asesinos despiadados, y el miedito que de dá la mirada de Javier.

    Saludetes Jeremias mio.

  3. Me alegra que coincidamos en lo del diálogo de la gasolinera, que como ya indiqué en un comentario anterior, me parece buenísimo. Más duro que seis pesetas.
    Y tú de esto sabes algo más que yo.
    De lo poco en lo que sabes más que yo 🙂

  4. Por fin encuentro a alguien que se atreve a interpretar el sueño del final.
    Es que acabar un desmadre de violencia contando un sueño es para buscarle expliación al sueño. Yo no acabo de entenderlo.
    Un saludo.

  5. Dejadme que os cuente una de las mejores elipsis de la Historia del cine:

    La escena: Javier Bardem va a matar a la chica.
    ¿Por qué? Pues porque la tiene que matar
    ¿Es ella culpable de algo? No.
    ¿Tiene ella el dinero? No
    Pero la tiene que matar porque su marido la pudo salvar y no quiso hacerlo. Incumplió la única opción que le daba el terminator de este western moderno de los Coen.

    La escena se desarrolla, más o menos, de la siguente manera:
    Bardem: Tengo que matarte
    Ella: No tienes por qué hacerlo.
    Bardem: Es curioso. Todos me dicen lo mismo: que no tengo por qué hacerlo.

    Asistimos a otro matiz de historia de violencia gratuita, ésa que está explicando la historia principal: la de Tommy Lee Jones.

    Bardem le da la única posibilidad de poder salvarse: la de la moneda de la suerte.

    FIN DE LA ESCENA.

    ¿Qué ha pasado?, ¿la ha matado? ¿ha tenido suerte como el tipo de la gasolinera y ha encontrado su moneda de la suerte?.

    Los Coen nos lo explican en la siguiente escena: Javier Bardem, ya en la calle, se mira las suelas de los pies.
    ¿Para qué? Para ver si se le han manchado de sangre.

    Recordemos la escena en la que asesina a Woody Harrelson y un reguero de sangre corre por el suelo. Él pone los pies en la cama para no mancharse los zapatos. Escena clave para entender la elipsis que, escenas posteriores, nos iban a regalar.

    La elipsis es un recurso cinematográfico que tiene por objeto empatizar con el espectador y comprobar su grado de sintonía. Las que los Coen realizan para “No es País para Viejos” deberían ser estudiadas en las escuelas de cine.

    Holaaaa, Fox. Soy Bruji de Cómo Casarse con un Millonario. Scarlett del foro de Muchocine.net.
    Un placer coincidir contigo en la última Kdd.
    Besos.

  6. “pero como no va a bien deasesino en serie matando a veinte personas a lo largo de toda la peli”, fue el resumen qe me dio un colega mio hacerca de la peli, yo no tuve mas remedio qe verla bajada de internet y con subtitulos,algo qe hace qe me pierda mucho, y sali con una duda qe quizas me podriais resolver:
    porqe javier bardem mata primero a sus compiches y luego al jefe de woody harrelson?
    Aparte de eso, la pelicula no me parecio de lo mejor de los coen(muerte entre las flores, el hombre qe nunca estuve alli o fargo) ni de lo peor(la ultima qe habian hecho con tom hanks qe no me acuerdo),el dialogo ese qe decis de la gasolinera me parece forzadisimo buscando hacer una escena tensa pero sin conseguirlo,asi como los monologos del sheriff,qe estaran en la novela pero en la peli no vienen a cuento,nose tiene escenenas muy logradas como el tiroteo nocturno o cuando persiguen a jos brolin por el rio, con otras qe no me convencen mucho, y creo qe los coen han fallado en algo donde suelen hacertar qe es en la elaboracion de los personajes(a excepcion del de bardem).

  7. El Oscar a la mejor película se la debió llevar la portentosa “There Will Be Blood”. “No Country for Old Men” es tan fría que deja indiferente, aunque es sin duda alguna, una buena película. El personaje de Bardem, llega un momento en que me recuerda, como bien has apuntado, a Terminator, pero no de una manera metafórica, sino real. Incluso echa mano de la guía telefónica en busca de sus víctimas. ¿Coincidencia?
    En general bastante de acuerdo con tu crítica.
    Un saludo.

  8. Groo: que estemos de acuerdo me preocupa… habré errado? ;D

    Viola: me alegro de que la hayas visto y te haya gustado. No todo van a ser oposiciones, no?

    Steve MacQueen: otro de los temas en los que sé más que tú supongo que es el sexo, no? 😛

    Jose: esperemos con ganas el dvd a ver si los Coen nos ofrecen su lectura particular.

    M.I.: detalles como esos son los que han hecho a los Coen merecedores del oscar a la mejor dirección del año. El de película ya no tengo tan claro que sea merecido pero el de dirección… ya les tocaba.

    Wik: El personaje de Bardem tiene su peculiar código ético y por eso decide cargarse al jefe de Woody Harrelson, al menos eso es lo que entendí yo.

    Anchiano: efectivamente hay momentos clavaditos a Terminator, como aquel en el que se está curando de sus heridas en un motel. En lo que no estoy de acuerdo es en que el oscar lo merecía “There will be blood” que he visto recientemente y me ha decepcionado bastante, aunque me parezca majilla. Como fan de Paul Thomas Anderson me esperaba algo más.

    Saludos a todos

  9. En el sueño habla, en términos puramente abstractos, de que es mayor que su padre cuando murió y que ya no tiene nada que hacer en la vida excepto morir. Deja entrever que el viejo lo aguarda al otro lado. Es uno de los finales más anticlimáticos y a la vez magistrales que se han rodado en décadas.

Comentarios cerrados.