‘Soy leyenda’ de Francis Lawrence

Póster de "Soy leyenda" "I am legend" will smith

Soy leyenda“, la magnífica novela de Richard Matheson, había sido llevada a la pantalla grande con anterioridad en dos ocasiones: “The last man on Earth” y “El último hombre… vivo” (The Omega Man).

La película estrenada estas navidades y dirigida por Francis Lawrence es la única que conserva el título original de la novela y, sin embargo, representa una traición en toda regla al espíritu y significado del mismo. De hecho más que una adaptación de la novela original estamos ante un remake de la versión dirigida por Boris Sagal y protagonizada por Charlton Heston.

Todo esto no tendría la menor importancia si a cambio nos hubiesen ofrecido una gran película o un gran entretenimiento lleno de espectáculo puro y duro pero no ha sido así. Es más, sin la buena actuación y el carisma en pantalla de Will Smith la película no sería nada.

Sin él nos queda una buena ambientación que nos hace creer que estamos viendo realmente un Manhattan deshabitado desde hace tres años (¿en sólo tres años ya hay leones, ciervos y hierba por todas partes?). En ese aspecto el equipo de efectos visuales hace un trabajo espléndido.

Lamentablemente en cuanto a los vampiros, aunque creo que jamás se les llama así en la cinta y parecen zombies más que otra cosa, no puedo decir lo mismo. Han querido repetir la escena, obligatoria en cierto tipo de cine últimamente, de hacer que un montón de zombies corran tras los protagonistas y en lugar de recurrir a maquillaje los han creado por ordenador. La conclusión es que resultan, a alguno le dolerá leer esto pero es lo que hay, muy de videojuego y, por lo tanto, muy poco creíbles.

La película no empieza mal con algunas escenas para introducirte en el drama vivido por el personaje principal, su forma de vida y algún momento de tensión bien resuelto como la primera aparición de los vampiros.

Pero, atención que aquí habrá SPOILERS, a partir de la muerte del perro del protagonista el guión de Akiva Goldsman y Mark Protosevich hace aguas de forma alarmante y se hunde totalmente con la llegada de la chica y el niño. Aquí uno se hace unas cuantas preguntas: ¿Cómo han cruzado una América llena de vampiros? Si llevan todo el día esperando a Neville (Smith) ¿por qué diablos esperan a que esté a punto de morir para mostrarse? ¿No hubiese sido mejor avisarle de que estaban allí mientras él preparaba la trampa? ¿Cómo saben dónde está la colonia de supervivientes? ¿Como llegaron a un Manhattan aislado? ¿Cómo se escapan de allí?. FIN DE SPOILERS.

Sí, sí, lo sé, todos esos despropósitos argumentales tampoco tendrían importancia si fuese un espectáculo de la leche y nos lo pasásemos en grande pero… no. Los minutos finales de la película son muy sosos, rompen totalmente el ritmo, están mal rematados y dejan al público con una sensación muy rara en el cuerpo.

Una pena, han perdido una ocasión de oro para hacer la adaptación definitiva de una de las mejores novelas fantásticas del siglo XX. Pero no os preocupéis que aún la pueden pifiar más: ya anuncian una posible segunda parte.

Valoración final: 4 sobre 10.

Una curiosidad: la versión de los 70 era mucho más atrevida sexualmente que la versión de 2007. Otra muestra de los tiempos de mojigatería en los que vivimos.

Noticias relacionadas:

[tags]Soy leyenda, I am legend, Will Smith, Richard Matheson, Akiva Goldsman, Mark Protosevich, Francis Lawrence[/tags]

Autor: Jeremy Fox

Jeremy Fox es Miguel Baneira o al revés, ya nadie lo tiene claro, ni siquiera yo. Físico por estudios, informático de profesión y amante de los libros, la música, los cómics y, por supuesto, el cine. No estoy loco, es que me han dibujado así...