«El Buen Alemán» de Steven Soderbergh

El buen alemán Steven Soderbergh George Clooney

Steven Soderbergh es uno de los directores más inteligentes de la actualidad, entre otras cosas, por su habilidad para sobrevivir en la industria alternando las cintas comerciales, las más personales e, incluso, las experimentales.

En «El Buen Alemán» (The Good German), en mi opinión, ha intentado combinar ambas facetas, disfrazando de cine comercial lo que supone, en realidad un experimento nostálgico. El resultado me resulta algo decepcionante.

En efecto, lo más importante de la película no pasa por su trama de espionaje, basada en la novela de Joseph Kanon, y que nos sitúa en las ruinas del Berlín de la posguerra de la Segunda Guerra Mundial donde el periodista del Ejercito de los EEUU Jake Geismar (George Clooney) se encontrará con Lena Brandt (Cate Blanchett), una antigua amante cuyo marido desaparecido es buscado por el ejército estadounidense y el soviético.

Lo importante del film es el ejercicio revisionista de Soderbergh, que ha creado una película de los años 40 en pleno siglo XXI. El look retro de la película está tan cuidado que hasta en España se han traducido los títulos de crédito, tal y como se solía hacer en aquellos años.

El problema no es que las transparencias canten o que se note las diferencias de fotografía entre las escenas rodadas para la película y las provenientes de documentales de la época. Estos defectillos estaban presentes en el cine de Hitchcock, por poner un ejemplo, y no importaban en absoluto.

El problema es que Soderbergh parece haberse olvidado de que, entre las grandes virtudes de aquellas películas, estaba la concisión narrativa, el pulso, la emoción. Elementos que, en este «El Buen Alemán», están desaparecidos.

Ante estos problemas, realmente graves, poco pueden hacer unos actores entregados pero algo perdidos que deambulan intentando que su carisma sea suficiente para llenar la pantalla. Lamentablemente no es así.

Una pena que una película con tanto interés a priori se haya acabado convirtiendo en una de las grandes decepciones de la temporada. Habrá que esperar a otra ocasión para ver si podemos disfrutar de nuevo con el Soderbergh que nos hizo vibrar con «Traffic» o «Ocean’s Eleven«.

Valoración final: 4 sobre 10.

Enlaces relacionados en Moonfleet:

[tags]El buen alemán, Steven Soderbergh, George Clooney, Cate Blanchett, Tobey Maguire, Joseph Kanon[/tags]

Por Jeremy Fox

Físico por estudios, informático de profesión y amante de los libros, la música, los cómics y, por supuesto, el cine. No estoy loco, es que me han dibujado así...

6 comentarios

  1. Un bodrio.
    Un galan que chupa leches cada dos por tres.
    Unos fallos en la documentacion brutales. Los sitios de los que hablan en Potsdam no coinciden con la realidad, entre otras muchas cosas.
    Una payasada hacer hablar a los actores en aleman en la VO, porque para empezar, lo hablan fatal (se supone que son Alemanes).
    Un final a lo Casablanca pero en cutre.
    Lo unico bueno, el apellido Geismar, que era el pueblo en el que vivia yo en Alemania.
    Y no sigo porque me tengo que ir.

  2. Fue una decepción. Visualmente está muy lograda, pero se queda en eso. Una pena, la verdad. ¿Y esa manía por hacer que Cate Blanchett hable como si fuera Marlene Dietrich? En fin…

  3. Pues si, para mi también ha sido toda una decepción, y más viniendo de quién viene. Parece como si a Soderberg le hubieran interesado más los aspectos técnicos de la película que el argumento, muy endeble la verdad, y eso se nota demasiado.
    Por cierto, y a tenor de uno de tus comentarios en el post Jeremy, las transparencias que se podían ver en las películas del gran Hitchcock (y que tanto «cantan» en todas sus películas incluida la última, rodada ya cuando la técnica estaba mucho más avanzada) en realidad eran algo que estaba creado de esa forma a idea. En una entrevista al director que leí hace un tiempo, éste explicaba que de esa forma el espectador mantenía el interés en lo que a él le interesaba en ese momento, que solían ser los personajes. Viniendo de un mago de la narración en imágenes como el no resultaría creíble que no se molestara en aspectos como este (no hay que ver los elaborados efectos -para la época- de Los Pájaros o Con la muerte en los talones, por ejemplo).

    Un saludo, y nos leemos.
    Barry Collins

  4. Steve, no dejes que tu «amor» por Alemania te ciegue. Hay películas mucho peores que este «Buen alemán», por muy decepcionante que sea.

    MacGuffin, yo tuve la desgracia de verla doblada y lo del doblaje de la Blanchett no tiene nombre. Aunque imagino que en versión original también sonaría rara.

    Barry: lo de Hitchcock era una especie de marca de la casa que yo no consideraría ni siquiera defectos. Los he llamado así porque más de una persona me ha comentado que eran pelis que se había quedado viejas por defectos como ese cuando en realidad no importan lo más mínimo. «Los pájaros» o «Con la muerte en los talones» son dos de mis películas preferidas, por cierto, del maestro.

    Saludos

  5. Que no es por mi «amor» por Alemania. La fui a ver con unas ganas tremendas y me parecio un desproposito. Y eso que yo no tengo ni puta idea de cine. Asi que uno que tenga un poco mas de idea que yo le podra dar cera por todos lados (perdon por la ausencia de tildes). Y lo del final casablanquista o casablanquero me parece demencial.

  6. Estoy con Steve McQueen ………………………………………………………………, no tiene ni puta idea de cine.

Los comentarios están cerrados.