‘Ratónpolis’ de David Bowers y Sam Fell

flushed away Ratónpolis

Ratónpolis” (Flushed Away) es una producción Aardman dirigida por David Bowers y Sam Fell. Cuenta la historia de Roddy (Hugh Jackman en la versión original), una rata de la alta sociedad que, tras caer a las alcantarillas desde el baño de su casa, vivirá múltiples aventuras y descubrirá una vida muy diferente a la que conoce.

Aardman es un nombre asociado, hasta ahora, con el cine de animación con plastilina. Es la factoría creadora de los largometrajes “Evasión en la granja” y la oscarizada “Wallace y Gromit: La maldición de las verduras” así como de los cortometrajes de estos últimos personajes o la serie de televisión “Creature Comforts“.

Por eso, su salto al largometraje de animación 3D por ordenador, era esperado con curiosidad e ilusión por los aficionados. El resultado, sin ser decepcionante, no creo que colme demasiado dichas ilusiones.

Comenzando por los defectos diré que, aunque en el diseño de personajes se ha intentando mantener el estilo visual de la compañía, en el pase a las 3D se ha perdido parte de la esencia. La habitual transgresión genérica no está aquí presente y falta algo de frescura y originalidad.

En otras palabras, “Ratónpolis” es bastante más convencional que sus predecesoras y parece nacer con la voluntad, por otra parte respetable, de arrasar en las taquillas. Eso sí, sin renunciar a unos criterios de calidad y a unos toques de humor bastante británicos y que proporcionan algunos de los mejores momentos de la película.

Esos defectos se ven compensados, para mí, por un par de virtudes bastante importantes. La primera de ellas es el acelerado ritmo de la película, casi diría que demasiado elevado si nos ponemos quisquillosos, que la convierten en una experiencia francamente entretenida aunque algo apresurada.

Añadámosle, además, un guión divertido pese a no ser nada innovador y obtendremos una película de animación de agradable visionado pero que no pasará a la historia ni se quedará demasiado tiempo en nuestra memoria. Tal y como está el patio eso la deja en un nivel algo superior a la media pero lejos de la brillantez a la que el cine de animación puede llegar.

Valoración final: 6 sobre 10

Noticias relacionadas en Moonfleet:

[tags]Ratónpolis, Flushed Away, Aardman[/tags]

Autor: Jeremy Fox

Jeremy Fox es Miguel Baneira o al revés, ya nadie lo tiene claro, ni siquiera yo. Físico por estudios, informático de profesión y amante de los libros, la música, los cómics y, por supuesto, el cine. No estoy loco, es que me han dibujado así...

4 opiniones en “‘Ratónpolis’ de David Bowers y Sam Fell”

  1. Me refiero a que gran parte de la gracia de los productos Aardman hasta ahora, sobre todo los largometrajes, consistía en alterar los elementos más típicos de un género muy determinado (cine de evasiones bélicas o el cine de terror de la hammer) y adecuar dicho género a los personajes aardman correspondientes (gallinas en el caso de los típicos valerosos soldados de “Evasión en la Granja” o Wallace y Gromit en el caso de “Wallace y Gromit: La maldición de las verduras”).

    Aquí no han intentado hacer eso y no me importaría si no fuese porque a cambio lo que han intentado es realizar un producto demasiado convencional. Entretenido, sin duda, pero igual a muchos otros de animación (empiezo a estar cansado de ver en todas las películas las mismas persecuciones).

    Además, no lo he mencionado pero el principio me resulta algo raro y precipitado. Algún problema tuvieron porque en los primeros trailers publicitados, el protagonista no era el único ratón de la casa mientras que en la película finalmente sí lo era.

    Tanto divagar y no estoy seguro de haber contestado a tu pregunta, jeje.

    Saludos

  2. Sí, contestada perfectamente, y entiendo la inferencia que haces, pero no creo que se pueda concluir algo así de sólo dos películas. Las referencias al cine carcelario (en la de las gallinas) y al de hombres lobo (la de las verduras) son homenajes a clásicos, clásicos que, casualmente, pertenecen a otros géneros bien definidos, pero que en el caso de aardman, no transgrede, sino que homenajea siempre sin salirse del género de animación. Hacer dos pelis así no obliga a nadie a hacer una tercera del mismo estilo… También es cierto que estos detalles les dan un valor añadido a estas dos pelis que entiendo echas en falta en ésta, peli que por cierto, todavía no he visto, y no puedo opinar.

  3. Por supuesto que hacer dos pelis así no les obligaba a seguir el camino, lo que pasa es que a cambio optaron por un camino más convencional que no me termina de convencer aunque me entretiene y me divierte.

    En todo caso quizás transgresión no fue la palabra más apropiada pero no se me ocurrió otra, jeje.

Comentarios cerrados.