“El Ilusionista” de Neil Burger

The Illusionist Poster

La magia y el cine han estado relacionados desde el nacimiento de éste. No es ajeno a ello el hecho de que la misma sensación de movimiento, propia del cine, es una mera ilusión óptica producida por unos cuantas fotografías fijas reproducidas a cierta velocidad (disculpen la obviedad pero no me he podido resistir a recalcarlo).

Este año son dos las películas que, de una forma u otra, tocan el tema de la magia y “El Ilusionista” (The Illusionist), dirigida por Neil Burger, ha sido la primera en llegar a nuestras pantallas.

El ilusionista cuenta la historia de un mago (Edward Norton), enamorado desde niño de una aristócrata (Jessica Biel) ahora prometida al príncipe Leopoldo (Rufus Sewell). Con la constante vigilancia del jefe de policía (Paul Giamatti) tendrá que usar sus sorprendentes habilidades para conquistarla y salvar la enorme distancia en escala social que les separa.

Empezaré por lo que menos me gusta de la película: la resolución. Tranquilos que no voy a destripar nada pero considero que la película está mal resuelta. No es que falle el qué, falla el cómo. No me pueden vender como sorprendente algo que no lo es. Si uno está realmente atento a los detalles es difícil que se vea sorprendido por un final que, por otra parte, crea más incógnitas de las que cierra y resulta algo contradictorio con parte de lo visto durante el resto de la película. Mejor que uno no se haga preguntas porque no hay respuestas congruentes.

Tampoco me gusta, aunque no es un defecto importante, la introducción de la película pues considero que el flashback de la infancia de los protagonistas es demasiado largo. Creo que pretendían darle cierta entidad romántica a la película pero no lo consiguen. Es un thriller de época en el que hay una historia de amor, cierto, pero eso no la convierte en romántica.

Pero la película tiene también elementos positivos. Para empezar, la ambientación y la banda sonora son bastante buenas y, aunque sean elementos accesorios de una película, le dan un plus de credibilidad y calidad al conjunto.

Respecto a los actores decir que están a la altura de la empresa aunque sin deslumbrar (seguramente tampoco era esa su intención). Edward Norton, hierático, hace uso de su carisma en pantalla, casi sin igual en los actores de su generación. Giamatti está bien como casi siempre y Rufus Sewell compone un malo, caricaturesco sí, pero adecuado a la película. Por su parte, Jessica Biel sigue siendo algo inexpresiva aunque, siendo justos, su personaje es de poca entidad y no daba para muchas alegrías.

En definitiva, la película es entretenida y no ofende a la inteligencia. Apela, eso sí, a cierta inocencia por parte del público y resulta perfecta para espectadores poco avezados porque tiene el tipo de detalles que les puede deslumbrar. Gracias a eso, no resulta nada pretenciosa y se hace incluso simpática. A mí, desde luego, todos estos detalles me fueron suficientes para pasar una agradable tarde de sábado.

Valoración final: 6 sobre 10.

Entradas relacionadas:

Autor: Jeremy Fox

Jeremy Fox es Miguel Baneira o al revés, ya nadie lo tiene claro, ni siquiera yo. Físico por estudios, informático de profesión y amante de los libros, la música, los cómics y, por supuesto, el cine. No estoy loco, es que me han dibujado así...

8 opiniones en ““El Ilusionista” de Neil Burger”

  1. Totalmente de acuerdo contigo, esto empieza a dar musho miedo…Entretiene que ya es, la ambientación muy cuidada , Norton un pelin flojo, el flasbasck excesivo, detalles demasiado evidentes, lo que la hacen algo previsible. Creo que es ideal para los crios. Agradable y sin complicaciones.

  2. Me cabrea sobre todo que no nos cuenten el periplo de Norton por China, etc. Aún así, es una película “blanca”, lo que hasta se agradece. Malo de solemnidad el doblaje de Norton y Giamatti. Un saludo. Buen blog

  3. la pelicula esta muy bien aunque me habria gustado que contaran mas sobre el periodo de tiempo en el que norton estuvo viajando por el mundo

  4. Totalmente de acuerdo contigo sobre el final. Considero que lo que hace este tipo de películas sorprendentes es la habilidad para encubrir los detalles que luego te son revelados en el desenlace… y que te hacen sentir ese Uy! No la vi! Pero, esta me dejó la sensación que ya he tenido antes (no recuerdo exactamente con qué película) de un final alucinante, en el que puedes haber intuido pocas cosas, pero en el que no tenías los elementos suficientes para lograr descifrarlo. De todos modos, fuera de eso me gustó. El resto de la trama me pareció interesante y los trucos verdaderamente increibles… para eso es esta película, para entretenerte. La actuación de Edward Norton me pareció buena, no es la mejor, pero está bien . Muchos saludos.

  5. Pues a mi la verdad es que me decepcionó un pelín. Me parece una pelicula “tramposa”, es decir: primero se agarra al tema de la magia, que lógicamente no revelará los trucos, para hacerlos excesivamente modernos e inexplicables para la época. Más grave, si cabe, es lo de intentar hacer de ella una versión en magia de la obra por todos conocida “El golpe”. ¿Qué sentido tiene la segunda parte del filme teniendo en cuenta que ya consiguió quedarse con la chica, y hacerlo sin sospechas, convertiendo a los protagonistas en unos revolucionarios políticos cuando en un principio no lo eran?No lo entiendo.Y por último, se abusa mucho de las casualidades….Llamadme “destripapelículas” si queréis, pero al salir de ver esta no pude dejar de pensar en estas cuestiones.
    Saludos.

  6. puesta en escena ambientada con una acertada dirección de arte, la iluminación a propósito de envolvernos en el ambiente idílico que persigue el filme; sin embargo la historia carece de recursos que enriquezcan la trama, uan archiconocida historia de amor como pretexto para las acciones dramáticas, nada de profundizar en la personalidad y sicología del mago y mucho menos entretejer otro tipo de vicisitudes menos previsibles.

  7. me parece interesante lo que apuntabas, dayi, pues la carencia de recursos de la que hablas es la que le confiere esa linealidad tan plana, tan insípida, que trata de engatuzar al espectador con trucos de magia, pero que realmente se queda corta al intentar contarnos una historia de amor de época.
    La cuestión del poder, en un inicio, me pareción interesante, sobre todo en algunas secuencias como la de la espada, pero problematización sobre el asunto de la monarquía, lo inalcanzable que era para un ciudadano común llegar a un status ansiado de nobleza (el mago y el inspector) no es explotado y me confunde, historia de amor, de pugna de poder, recreación de época o magia ilusoria?
    No puede quitarsele, claro, la importancia de una ambientación excelente, lo cual, por lo menos a mi parecer, es una característica de toda producción yanqui. Por ello, uno no puede detenerse a alabar ese tipo de detalles, pues sino se caería en la inocencia más culpable de aplaudir una forma de hacer cine que está por demás trillada… Con eso no digo que la cosa esté mala, lo contrario, está super buena, pero ese tipo de sorpresas cinematográficas ya han sido explotadas al máximo y no impresionan a nadie, de hecho se han convertido en requicito fundamental en la actualidad.
    Dayi, a ver como nos lleva Rufo…

Comentarios cerrados.