‘La increíble pero cierta historia de Caperucita Roja’ (Hoodwinked) de Cory Edwards

hoodwinked caperucita rojaA menudo se cita la falta de presupuesto como uno de los principales motivos por los que la animación española (pienso especialmente en Dygra) no está generalmente a la altura de lo esperado. Según ese razonamiento, la falta de dinero llevaría a una precariedad técnica de la película que desembocaría, en último término, en una baja calidad cinematográfica.

Estos argumentos son evidentemente falsos pero, por si hiciese falta demostrarlo, «La increíble pero cierta historia de Caperucita Roja» (Hoodwinked) es un golpe bajo a todos los que los defienden. Y es que las comparaciones son tan odiosas como, a veces, necesarias.

Desde un punto de vista técnico nos encontramos ante la peor producción de animación que he visto este año. La película, dirigida por Cory Edwards y codirigida por Todd Edwards y Tony Leech, está a años luz de la impresionante fuerza visual a la que Pixar nos ha acostumbrado. Pero no importa, porque lo compensa todo con un ingenioso guión (un genial homenaje al «Rashomon» de Kurosawa), unos carismáticos personajes y un endiablado ritmo que ni siquiera las canciones consiguen romper (aunque algo gratuitas no son nada molestas y alguna, por cierto, resulta muy divertida). Es decir, todo lo contrario de «El sueño de una noche de San Juan» (ver crítica en Moonfleet).

La cinta nos sumerge en la vida del bosque, donde un misterioso personaje está acabando con los negocios de repostería a base de robar sus libros de recetas. Caperucita Roja decide poner a salvo el de su abuela llevándoselo a ésta, pero al llegar a su casa se la encuentra encerrada en el armario, al lobo en su lugar y a un leñador enloquecido que irrumpe en escena. Al llegar la policía del bosque, estos personajes tendrán que dar sus versiones de lo sucedido. Versiones que serán muy diferentes…

Es evidente, leyendo la sinopsis y viendo la película, que su realización hubiese sido impensable de no existir previamente el éxito de «Shrek«. Pero ello no resta méritos a una producción humilde, modesta, arriesgada y muy entretenida que, pese a todas sus limitaciones, se convierte con facilidad en una de las más simpáticas estrenadas este año.

Valoración final: 6,5 sobre 10

Por Jeremy Fox

Físico por estudios, informático de profesión y amante de los libros, la música, los cómics y, por supuesto, el cine. No estoy loco, es que me han dibujado así...

4 comentarios

  1. Es que las pelis de Dygra son de pena morena pero incluso más a nivel de dirección y guión que técnicamente. Esperemos a Planet One que si que parece la producción de Ilión va a estar a otro nivel.

  2. Totalmente de acuerdo con vuestra opinión, el problema de algunas «productoras», no solamente Dygra, Bren entre otras, es básicamente de dirección, y no ser consecuente con sus posibilidades.
    El nivel técnico de estas «productoras» es generalmente bastante alto pero se pierde por la mala preparación de sus directores y productores, que no son capaces de cuidar sus guiones, el ritmo o el montaje, normalmente por prepotencia o ignorancia y sobre todo por una ausencia total de autocritica. Hay excepciones claro, esperemos que como dice Edu, Ilion no siga este camino, me consta que al menos su planteamiento es diferente.

  3. La verdad es que yo fui a verla pensando «a ver que mierda nos ponen…» y salí bastante contento del cine. Es divertida, original hasta cierto punto (la influencia de Shrek, como bien dices, es palpable) y el guión es muy correcto, aunque la calidad de la animación se encuentre a años luz de las superproducciones de Pixar o Dreamworks.

  4. No es que haya sido una maravilla pero está entretenida.
    Lo que me ha encantado es la cabra, qué cuernos tan apañaos!! 😀

Los comentarios están cerrados.