“Munich” de Steven Spielberg

MunichPoster.1

Presiento que me va a salir una crítica algo larga así que iré directo al grano. “Munich” de Steven Spielberg es una lección de cine de principio a fin. La planificación de todas las escenas, los encuadres, los movimientos de cámara; todo, todo, es digno de ser estudiado con detenimiento.

La película adapta el libro “Venganza” de George Jonas que cuenta la reacción del gobierno israelí, dirigido por Golda Meir, tras el secuestro y posterior asesinato de 11 atletas judíos durante las Olimpiadas de Munich de 1972 por parte del grupo terrorista denominado Septiembre Negro.

Como ejemplo de lo bien pensado que está cada detalle de la película me detendré un poco más de lo normal en explicar la forma que ha elegido el director para contarnos el atentado que origina toda la acción.

La película comienza con la entrada de los terroristas en la villa Olímpica. Tras esa entrada, que vemos en primera persona, el punto de vista cambia y en unos pocos minutos vemos el resto del trágico suceso a través de imágenes de televisión, como espectadores de la época. Las 12 horas que conmocionaron al mundo resumidas en un par de minutos (una exhibición de montaje de Michael Kahn, colaborador habitual del director, que continuará a lo largo de toda la película).

¿Por qué hace esto Spielberg? Sencillamente para hacer avanzar la historia con rapidez. Si el gran defecto de “El jardinero fiel” era que el exceso de flashbacks iniciales provocaba que la película tardase en arrancar, aquí Spielberg decide librarse del atentado cuanto antes para pasar a lo que realmente le preocupa. Pero lo mejor es que no nos quedamos sin ver dicho atentado, hacerlo dejaría sin explicación la respuesta israelí, sino que lo veremos en forma de flashbacks a lo largo de la película. Flashbacks perfectamente integrados en la acción a través del personaje principal que piensa en esos atentados para mantenerse fiel a su misión cuando las dudas le atenazan. Flashbacks que tienen, por tanto, un sentido argumental y un sentido narrativo, cinematográfico. Sencillo pero genial.

Como ya he dicho, la planificación es una maravilla. Todas las escenas de la película merecen ser vistas una y otra vez para disfrutar con la manera que tiene el director de contarnos una escena; de mover la cámara lo mínimo para contarnos lo máximo. Spielberg se permite incluso el lujo de realizar un sutil pero clarísimo homenaje a Hitchcock en una de las mejores y más taquicárdicas escenas de la película (solo diré que tiene que ver con un teléfono bomba en París).

La ambientación también es ejemplar hasta el punto de no parecer un film ambientado en los años 70, sino un thriller político de los que se rodaban en los años 70. Me vino a la mente la película “Chacal” pero también puede recordar “Los tres días del Cóndor” y cintas similares. Es una ambientación que puede resultar algo fría pero que casa perfectamente con la historia contada. Historia durísima y llena de escenas fuertes, alguna incluso escalofriante (una escena en Holanda resulta especialmente impactante).

Creo que en esta ocasión incluso los enemigos de Spielberg, esos que lo idolatrarán dentro de unos años, lo van a tener difícil para atacarle. Presiento que tenían sus garras afiladas pensando en atacar la película desde un punto de vista político y no les va a ser posible porque el mensaje no es político sino humano. Toda la película es una constatación de que el terrorismo, tenga o no un estado detrás apoyándolo, es deplorable. Todo asesinato es una barbaridad y las consecuencias de esos atentados y de la reacción de Israel mediante el terrorismo de estado han llevado a la situación actual de la zona y en cierto modo del mundo (impresionante el plano final de la película). Spielberg nos dice que el diálogo es posible incluso entre enemigos a muerte (la conversación en la escalera) y que un asesinato es, siempre, siempre, a sangre fría.

Si algo se le podría achacar a la película es que quizás tiene una ligera bajada de ritmo más o menos a los 45 minutos de cinta. Sin embargo es muy entretenida y mantiene el interés del espectador durante las dos horas y media que dura. Tendré que fijarme en el problemilla de ritmo la próxima vez que la vea para ver cual es mi opinión final sobre la película que, por lo demás, es perfecta.

Evidentemente para que la fuerza de la película llegue al espectador es imprescindible el concurso de unos actores que sepan transmitir esa fuerza, ese odio al enemigo, esa compasión, esas dudas, ese amor, ese sentimiento de culpa… Y los actores están a la altura de las circunstancias. No descubro nada nuevo si digo que Spielberg es un gran director de actores pero es que Mathieu Kassovitz, Daniel Craig, Ciarán Hinds, Michael Lonsdale o Geoffrey Rush están estupendos. Mención especial requiere la interpretación de Eric Bana, centro de toda la película, en el mejor papel de su carrera.

Como conclusión diré que Spielberg sigue en un gran momento creativo, sorprendiéndonos constantemente, rodando a una velocidad de vértigo (ha estrenado seis películas en cinco años) y dejando para la historia lecciones de narración cinematográfica que serán estudiadas en las escuelas de cine durante muchos años.

Valoración final: 9,5 sobre 10

Enlaces de interés:

Autor: Jeremy Fox

Jeremy Fox es Miguel Baneira o al revés, ya nadie lo tiene claro, ni siquiera yo. Físico por estudios, informático de profesión y amante de los libros, la música, los cómics y, por supuesto, el cine. No estoy loco, es que me han dibujado así...

12 opiniones en ““Munich” de Steven Spielberg”

  1. Totalmente de acuerdo con tu crítica, en especial con la actuación de Eric Bana y con el comentario acerca de la ambientación (parecía que en cualquier momento iba a aparecer en escena Steve McQueen).

    Como anécdota, comentar que en la sala de cine la media de edad del público debía ser 55 años, y no había un solo adolescente!!! (afortunadamente, porque los que me tocan cerca últimamente son insoportables).

    Un saludo

  2. De acuerdo con tu crítica, discrepamos por medio punto, pero considero que es un film lleno de fuerza, accion y compromiso.

    Como thriller impecable. Como film ético implacable.

    El mejor Spielberg y el mas incomprendido, desde ya.

    ¡Un salduo!

  3. Un peliculon…

    El mas incomprendido solo desde algunos sectores.

    Me sacaria el sombrero (si tuviese) ante Spielberg.

  4. Magnífica película, aunque sí, el ritmo se resiente, pero yo creo que por esa estructa reflexión-asesinato-reflexión que va repitiendo a lo largo del film.

    Y llamativa la última palabra pronunciada por el personaje que interpreta Rush, un resumen del propio conflicto de Oriente Medio y su enconamiento y de los radicalismos de ambos bandos.

  5. A ver que tal este Spielberg, tiene buena pinta, a ver si la veo en breve. Desde luego despues de la genial y por muchos incomprendida La guerra de los mundos se ve que sigue en plena forma tras la camara, por mucho que digan.

  6. Me gustó bastante la película, Eric Bana se sale, como ya hizo en “Troya”, donde se merendaba con patatas a Brad Pitt,está bastante bien dirigida y el resto de actores también están bien.
    Sin embargo, hay un par de escenas de la película que me parecieron, no sólo a mí, por lo que he hablado, in-cre-í-ble-ble-bles(como diría Ford Farlaine..).
    Una es cuando llaman los terroristas al teléfono y lo coge la cría y entonces deciden abortar la operación..entrañable, pero no cuela..
    Otra es cuando se encuentran en la habitación re-re-alquilada con otros terroristas, me pareció bastante hilarante..
    Pero globalmente, insisto, muy buena peli, Spielberg es muy bueno cuando quiere..

  7. Yo soy uno de esos críticos de Spielberg. pero por que me parece muy comercial y casi sensacionalista. Lo que hizo con la guerra d elos mundos fue simplemente un crimen. Aun con todo, no opinaré sobre Munich por que no la he visto aun pero me creo que sea buena y me creo qeu vaya a gustarme. Aun con todo, no creo que le perdone tan pronto.

  8. Muy bien planificada y lo que quieras pero es leeeeeeeeeeenta leeeeeeeeeeenta y todo va sobre lo mismo, le sobran minutos, como a todas las últimas de Spielberg.

    La escena en la cama final no tiene sentido y tampoco queda claro lo de la familia. Para mí no es una obra redonda aunque sea superior a la media.

  9. Hola, para mi Munich debía haberse llevado el Oscar a mejor película y director, y fue una injusticia que Eric Bana no estuviera nominado como mejor actor, aunque fuera secundario (en lugar de William Hurt), por ejemplo.
    Puedes leer mi crítica en cuak.com.
    Enhorabuena por la web.

  10. Una vez mas Spielberg demuestra su gran conocimiento del cine y del buen hacer de otros que sí que fueron grandes directores. Spielberg no es creativo es productivo. Munich es una película redonda, practicamente sin fisuras y llevada ejemplarmente, pero por supuesto, sin aportar nada nuevo al cine. Spielberg siempre se ha merecido un oscar, ya que es un gran director, pero decir que hace un ‘sutil’ homenaje a un genio como Hitchcock cuando todas sus películas son aportaciones de otros directores me parece una broma (en todas sus películas encontraríamos homenajes a cientos de directores y ésto no se me puede rebatir).

Comentarios cerrados.