“Memorias de una Geisha” de Rob Marshall

Memoirs of a Geisha PosterEs algo muy difícil sobrevivir artísticamente al hecho de haber debutado como director cinematográfico con un éxito tan grande como “Chicago“. Rob Marshall lo tiene ciertamente complicado para repetir un éxito similar pero lo intenta con esta adaptación del best seller del mismo título de Arthur Golden. Es una lástima que el intento se quede a medias porque “Memorias de una Geisha” (Memoirs of a Geisha) podría haber sido una gran película.

Desde luego por falta de una historia con fuerza no será, ya que la acción se sitúa en el año 1929, cuando una niña de 9 años llamada Chiyo es vendida por su padre a una casa de Kyoto donde la educarán con el fin de convertirla en una geisha.

Como digo, el intento se queda a medias. No es que esté mal la dirección, en absoluto, es que el film resulta excesivamente academico y se notan demasiado los esfuerzos de crear una gran película con opciones de Oscar. Es verdad que el ritmo es estupendo (las casi dos horas y media se pasan muy rápido), que la dirección artística y fotografía son un espectáculo por sí mismas y que las interpretaciones de Ziyi Zhang, Li Gong y Michelle Yeoh son buenas (sin deslumbrar). Pero también es cierto que toda esa corrección se queda simplemente en eso debido a la falta de pasión que desprende la cinta. La emoción no hace acto de presencia y eso, en una historia de estas características, es un problema grave.

No entro en la polémica decisión de utilizar actrices chinas para interpretar personajes japoneses porque no creo que afecte a la calidad final del film aunque me imagino que daña terriblemente su credibilidad en el mercado japonés (al tiempo que aumenta sus posibilidades taquilleras en el resto del mundo).

Pero quiero hacer una mención especial a la banda sonora compuesta por John Williams que, a sus casi 74 años de edad, sigue en plena forma y nos regala un trabajo antológico por el que es un firme candidato al Oscar de este año.

Como podéis comprobar la sensación con la que se sale del cine es doble. Por un lado uno ha visto una buena película pero por el otro queda el regusto amargo de lo que pudo haber sido y no fue. Habrá que esperar a la tercera película de Marshall para salir de dudas sobre él.

Valoración final: 7 sobre 10

Enlaces de interés:

Autor: Jeremy Fox

Jeremy Fox es Miguel Baneira o al revés, ya nadie lo tiene claro, ni siquiera yo. Físico por estudios, informático de profesión y amante de los libros, la música, los cómics y, por supuesto, el cine. No estoy loco, es que me han dibujado así...

6 opiniones en ““Memorias de una Geisha” de Rob Marshall”

  1. Totalmente de acuerdo. Es una pena el pensar lo que podría haber sido esta peli y, finalmente, no lo es. Solo hay que ver el final ( que no desvelaré evidentemente). Un final que pedía a gritos mas tiempo y mas emoción, se resuelve de un plumazo y con menos emoción que la final del gran hermano 2006. Da pena el pensar lo que hubiera hecho Spielberg si finalmente se hubiera encargado de ella. Lo dicho, una pena.
    Dicho esto: ¡¡John Willians va a ganar el Oscar!! Menuda banda sonora. De las que he podido escuchar “oscarizables” es la mejor y por goleada. Aunque a mi la de Syriana también me gusta mucho, aunque sea otra cosa (la de Brokeback Mountain, pelicula prácticamente perfecta, se le nota la herencia de la bso de “Una historia verdadera”, y por qué no decirlo, a la película también, aunque sea casi, casi, una obra maestra absoluta.Toma ya).

    Un saludo,
    Barry Collins

    Postdata: Hoy seguro que te ha costado levantarte. Lo de la ceremonia de los Goya fue extenuante, hasta las tantas…

    🙂

  2. El hecho de ver Rob Marshall en el “directed by”, me huele a ORIENTE SEGUN OCCIDENTE, es decir postalitas bonitas….

    Asi que llaméme atrevido pero creo que se me va a escapar….

    ¡Un saludo!

  3. El hecho de ver Rob Marshall en el “directed by”, me huele a ORIENTE SEGUN OCCIDENTE, es decir postalitas bonitas….

    Asi que llaméme atrevido pero creo que se me va a escapar….

    ¡Un saludo!

Comentarios cerrados.