“King Kong” de Peter Jackson

kingkong48Unas dosis de aventura, unos personajes estereotipados pero bien definidos, un sentido de lo maravilloso fuera de lo común y unos efectos visuales sorprendentes para la época fueron suficientes para que Merian C. Cooper y Ernest B. Schoedsack realizasen “King Kong, una de las obras maestras más incontestables de la historia del cine. La labor de hacer un remake de una obra cumbre sólo se puede hacer con una gran cantidad de osadía y de amor por el original. Peter Jackson tiene ambas cosas pero tengo que admitir que, una vez vista la película más esperada de las navidades, su “King Kong” me provoca sentimientos contrapuestos.

Voy a empezar citando lo que no me gusta de la película que, principalmente, tiene que ver con la falta de contención de Jackson a la hora de elaborarla. Hay un exceso de aparatosidad en algunas de las escenas con dinosaurios, un querer hacer “el más difícil todavía” en el terreno de los efectos visuales, que lleva a acumular movimientos de cámara y situaciones algo forzadas, imposibles (Naomi Watts no podría sobrevivir a los meneos a los que la somete Kong) y demasiado largas. Más de una vez he comentado que no se debe confundir aparatosidad con espectacularidad y Jackson lo hace en algunas escenas que no aportan nada a la historia y cuya única función es epatarnos con unos efectos visuales impresionantes.

kingkong32Por culpa de ese exceso, Jackson pretende explicarnos personajes con demasiado detalle para después deshacerse de ellos de repente y sin avisar en una elipsis bestial cuyo único sentido es no explicar cómo se mete un gorila gigante en un barco no muy grande. Pese a estar tanto tiempo perfilando personajes luego éstos ni se comportan como deberían (Adrien Brody se convierte en un superhombre ¡capaz de darle un puñetazo a un velocirraptor!) ni tienen una importancia que justifique el tiempo perdido en presentárnoslos. Todo esto retrasa la llegada de lo verdaderamente importante y que se convierte en lo mejor de la película: Kong.

Para terminar de demostrar la falta de mesura de Jackson he de decir que me molesta que se me tome por tonto y es que hay frases y situaciones redundantes cuyo único sentido es explicarle al espectador lo evidente.

kingkong8Por lo demás hay que reconocer que la película entretiene moderadamente y gana muchísimo cuando está Kong en pantalla. La labor de humanización del gorila es notable y es el más interesante de todos los personajes que vemos en la película hasta el punto de hacer casi creíble que una mujer como Naomi Watts (que está estupenda en su papel) pueda enamorarse realmente de un gorila gigante (lo malo es que por culpa de eso es imposible creerse su relación con Adrien Brody). El gorila (Andy Serkis) interpreta tan bien que podemos captar su soledad, su tristeza, su miedo y su amor como si fuese un humano más.

Jackson consigue que haya momentos emocionantes, algunos incluso de una bizarra belleza (el baile en el hielo) y el final, salvo un par de detalles, está a la altura de lo esperado (aunque no a la altura del original).

En definitiva una película entretenida sin más, con unos efectos visuales impresionantes, que hubiese necesitado de un guión más conciso (la primera hora se podría haber reducido a 20 minutos sin perderse ni un detalle) y un mayor interés en la calidad de la película en lugar de preocuparse tanto del apartado técnico.

Valoración final: 6,5 sobre 10.

Noticias relacionadas:

Autor: Jeremy Fox

Jeremy Fox es Miguel Baneira o al revés, ya nadie lo tiene claro, ni siquiera yo. Físico por estudios, informático de profesión y amante de los libros, la música, los cómics y, por supuesto, el cine. No estoy loco, es que me han dibujado así...

9 opiniones en ““King Kong” de Peter Jackson”

  1. Jelou!

    Suscribo totalmente tu comentario (salvo lo dicho respecto a la escena del hielo, que a mi no me gusta demasiado).

    Es una lástima que para mostrarnos las virguerías que son capaces de hacer técnicamente, dejen de lado el ritmo de la película o la emoción; en mi caso lo que consiguieron fue que a la segunda persecución-pelea estuviese deseando que acabase ya el “round” para que continuase la película.
    Vamos, que le sobra metraje para lo poco que en realidad cuenta. Es más, yo creo que omiten o ignoran cosas que no deberían y luego nos estampan en las narices obviedades.

  2. Que mala vision haces de tu critica hacia king kong ni es creible, por el amor de dios,mas que un enamoramiento de la bestia hacia la figura humana,ellos encarna una gran amistad por la soledad de la bestia, la parte en el cual el la recoge en la mano y la cuida y el mirando hacia el atardecer(o amanecer)son dos personas que encontraron por quien creer y luchar.Gracias por nada

  3. Hola,
    me parece acertado la critica de la isla. sobran muchas escenas exageradisimas y totalmente increibles. Las plantas falicas y los quinientos mil insectos tampoco me gustaron.
    La historia de amor entre naomi y el mono es preciosa.Me lleno muchisimo y me encanta que en esta pelicul te muestren por que el mono se enamora de ella (no porque sea rubia y guapa), como le hace reir, como le entretiene, como hace que la vea coimo algo mas.
    La complicidad es autentica, y es tan buena que hace que al espectador le importe un comino lo que le pase con el guionista.
    No soporto a Jack Black, pero el papel le iba al pelo. Naomi Watts esta estupenda.
    Saludos

  4. La verdad, Ana, es que estamos de acuerdo en que a todos nos daba igual lo que le pasase a Adrien Brody en esta película. Al presentar la relación de Naomi Watts con Kong de la manera en que lo hacen, convierten al personaje del guionista en algo que sobra.

    Yo creo que el personaje de Jack Black no está nada bien explicado aunque es cierto que le va como anillo al dedo al actor.

    Saludos

  5. Me encanta la actriz, soy su admiradora. Lo tiene todo, un cuerpazo perfecto y un rostro hermosísimo. No se que tiene esta mujer que entre mas pasa el tiempo mas bella y atractiva se pone, sencillamente es alguien espectacular. Sin duda el mejor especimen de la humanidad…

Comentarios cerrados.