Transporter 2: violencia hiperbólica

Transporter2Poster

No hace mucho comenté aquí The Transporter (Corey Yuen, 2002), una entretenida película que, con un bajo presupuesto, recaudó en su día el dinero suficiente como para hacer que los productores se planteasen el realizar una continuación. Ahora nos llega Transporter 2 (curiosamente se ha perdido el artículo ‘The’ por el camino) dirigida esta vez por Louis Leterrier y en la que continúan las aventuras de Frank Martin (Jason Statham), que es un tipo tan duro que si se pone chulo es capaz de partirle la cara incluso al espectador.

Esta vez lo que trasporta en su coche es el hijo de un importante cargo estadounidense (Matthew Modine) y su bella esposa (Amber Valletta) al que tiene que llevar y traer al colegio o al médico (¿he dicho “su bella esposa”? me estoy volviendo un cursi). Evidentemente alguien querrá secuestrarlo y se monta un lío que no os podéis imaginar.

Esa es la característica más llamativa de la película. No os podéis imaginar la que se monta alrededor del niño. El personaje interpretado por Jason Statham (uno de los actores de cine de acción más carismáticos de la actualidad) hace que James Bond parezca un tío blando, pacífico y sin carácter. Las escenas de acción, coreografiadas por el director de la primera parte, son tan exageradas que resultan simpáticas. Además, aquí está lo bueno, la película se toma tan poco en serio a sí misma que no nos importan sus exageraciones. Da igual si es imposible ser tan duro, tan bueno, tan rápido o que un coche vuele; todo da igual porque estamos pasando 90 minutos super-entretenidos. El cine es como la magia: aunque sepamos que hay truco, si está bien hecho nos gusta .

Transporter2-02Evidentemente la película tiene otras carencias, además de su absoluta exageración, como puede ser el guión (como diría Juan Marsé, si es más simple le dan el Planeta), una excesiva dependencia de las coreografías de artes marciales y un fallido climax final (una de los elementos más difíciles de conseguir en el cine de acción).

En definitiva los amantes del género no saldrán defraudados y pasarán 90 minutos entretenidos (algo menos si no ven los títulos de crédito finales) de acción exagerada y derroche de carisma del protagonista.

Valoración final: 5,5 sobre 10.

Otros enlaces de interés:

Autor: Jeremy Fox

Jeremy Fox es Miguel Baneira o al revés, ya nadie lo tiene claro, ni siquiera yo. Físico por estudios, informático de profesión y amante de los libros, la música, los cómics y, por supuesto, el cine. No estoy loco, es que me han dibujado así...

3 opiniones en “Transporter 2: violencia hiperbólica”

  1. Joer, como me lo he pasado viendo esta película, necesitaba ver ‘una de acción’ desde hacía tiempo y la elección ha sido fantástica…

    Magníficas coreografías de lucha (la de la manguera es de matrícula), acción a raudales, una bella mala, una bella buena, unas armas increibles, un par de escenas de conducción geniales (nada que envidiar a los BMW Films o Ronin), un protagonista que sabe más que nadie de todo, además pega fuerte y es más duro que el granito (da la impresión de que incluso podría enfrentarse a Jack Bauer) y encima es una película que a pesar de ser increible, te la terminas creyendo…

    Que pena que haya que darle nota, porque claro, comparar esta película con Tener y no tener (por ejemplo) es injusto… Transporter 2 es una película de acción sin pretensiones, bueno sólo una, entretener a todo el que la vea y os juro que lo consigue…

Comentarios cerrados.