Niebla en el alma: Marilyn desequilibrada.

NieblaEnElAlma4Ayer vi en dvd (está editada en España por la Fox) Niebla en el alma (Don’t bother to knock, 1952) de Roy Ward Baker, interpretada por Marilyn Monroe, Richard Widmark y una joven Anne Bancroft que debutaba en el cine con este papel.

La película narra las peripecias que, en un hotel, les ocurren a varios personajes en el trascurso de una noche. Uno de ellos es una niñera mentalmente trastornada (Marilyn Monroe) que tiene que cuidar de una niña en dicho hotel. Otro, un piloto (Widmark) que acaba de romper con su novia, la cantante del bar del Hotel (Bancroft, que canta varias canciones a lo largo de la película).

La película mezcla el drama y el thriller con la intención de mostrarnos la transformación que se producirá en el personaje de Richard Widmark a raíz de encontrarse con la niñera trastornada interpretada por Marilyn Monroe. La película se sustenta, sobre todo, sobre las interpretaciones de los protagonistas (bien Marilyn en una actuación muy distinta a las acostumbradas, bien como siempre Widmark y Bancroft) pero falla a la hora de presentar como creible la evolución del personaje de Widmark y nos provoca la sensación de ser una historia un poco simplona. No deja de ser curioso que el guionista de esta película sea Daniel Taradash, autor de guiones como Llamad a cualquier puerta, Rancho Notorious, De aquí a la eternidad o Picnic.

NieblaEnElAlma3En todo caso sus escasos 73 minutos de duración ayudan a que la película no se estanque en ningún momento. Además el director (Roy Ward Baker), aún siendo un director competente, carece de la chispa de otros que hubiesen sacado más provecho a la historia. Pese a ello la película tiene algunos buenos momentos de dirección que consiguen mantener la tensión sobre la resolución de la trama.

Valoración final: Una película entretenida, bien interpretada y correctamente dirigida que quizás hubiese necesitado de un guión menos teatral y un director más talentoso. La puntuaré con un 6 sobre 10.

Autor: Jeremy Fox

Jeremy Fox es Miguel Baneira o al revés, ya nadie lo tiene claro, ni siquiera yo. Físico por estudios, informático de profesión y amante de los libros, la música, los cómics y, por supuesto, el cine. No estoy loco, es que me han dibujado así...