‘Infiltrados’ de Martin Scorsese

The Departed InfiltradosEl clamor es unánime: Scorsese ha vuelto. Yo me atrevo a corregir dicho clamor: el gran Scorsese ha vuelto. El otro, el Scorsese muy bueno, no se había ido. El Scorsese que ha vuelto es el de las grandes ocasiones. El que es capaz de contar en los primeros quince minutos, merced a un montaje frenético que no decae en ningún momento, toda una historia que daría para otra película y con la que nos define unos personajes de forma certera, con la precisión de cirujano a la que nos tenía acostumbrados. Ha vuelto el gran Scorsese y eso es algo que merece ser celebrado.

Recordemos que la película es un remake de “Infernal Affairs” (titulada “Juego Sucio” en dvd en España) y sobre su sinopsis tan sólo diré que trata la historia de dos infiltrados, uno en la policía y otro en la mafia irlandesa del sur de Boston. Como véis se trata de un thriller policial y como tal la película es una maravilla en la que todo funciona: la tensión, el impresionante ritmo, la forma de rodar las impactantes escenas de acción. Todo. Pero ya he dicho que ha vuelto el gran Scorsese y eso implica algo más.

Infiltrados” es una reflexión sobre la verdad y el poder destructor de la mentira, sobre la lealtad y los caminos que debemos afrontar por mantenerla. Scorsese nos ofrece un tratado sobre el sentido del deber a través de la historia de unos jóvenes que se hacen policías. Unos simplemente para llevar pistola y otros por el auténtico significado de la placa.

Al dirigir el estupendo guión de William Monahan, Scorsese exhibe todo su talento y con él todo su equipo. Especial atención sobre el implacable montaje de Thelma Schoonmaker y la banda sonora de Howard Shore.

Punto y aparte para hablar de los actores porque están todos de Oscar. Lo que pasa es que los eficaces veteranos como Martin Sheen o Alec Baldwin se ven eclipsados por un Jack Nicholson que es más Nicholson que nunca y eso, para los que nos gusta, es decir mucho. Su voz, su mirada, su capacidad para saber cuando excederse y cuando no, han hecho de él toda una leyenda de Hollywood.

A su lado algunos de los mejores actores jóvenes de la actualidad: Mark Wahlberg, Matt Damon y Leonardo DiCaprio. Aunque todos (especialmente los dos últimos) están que se salen, voy a destacar a un DiCaprio que se está ganando poco a poco un hueco entre los grandes, gracias a interpretaciones tan inmensas como ésta. Hay que inclinarse ante el talento de este actor capaz de contarnos con su mirada todo un universo interior de ira, contención, odio, amor o fragilidad. Una más que merecida nominación al Oscar por este papel podría estar esperándole.

¿Qué más decir? Os recomiendo encarecidamente que veáis esta película. Es dura, seca, vibrante e intensa, muy intensa. Una lección de cine de un maestro al que muchos retiraban antes de tiempo.

Valoración final: 9,5 sobre 10

Noticias relacionadas:

[tags]The Departed, Infiltrados, Martin Scorsese, Matt Damon, Leonardo DiCaprio, Jack Nicholson[/tags]