Salón del Cómic de Barcelona 2009

Salón del Cómic de Barcelona 2009
Ferre, Jerome y Jeremy Fox custodiados por la guardia imperial

Aquí nos tenéis. Ferre, Jerome y un servidor (Anita Loos es demasiado tímida) en el Salón del Cómic de Barcelona disfrutando de lo mejor que dicho festival ofrece a los visitantes: el ambiente festivo.

Así es; por segundo año consecutivo he acudido al Salón del Cómic de Barcelona y la verdad es que mi opinión sobre el evento no ha cambiado mucho. El “potencial de mejora”, como diría Jerome, es considerable y, en mi humilde opinión y tras valorar las ventajas y los inconvenientes considero mucho más satisfactorio “Viñetas desde el Atlántico“.

No hablaré aquí de las novedades del salón porque ya lo hace Ferre en retroklang mucho mejor de lo que podría hacerlo yo. Lo que sí comentaré es que la organización sigue dejando mucho que desear y me hace pensar que el salón está más pensado para los que lo organizan que para los que venden cómics o para los que los compran; paradójico, ¿no?

En primer lugar no entiendo que haya que pagar 6 euros para entrar en una feria en la que se supone que entro para comprar cómics y conocer algo más sobre dicho mundo. Menos aún entiendo que tenga que pagarla todos y cada uno de los días que voy al Salón llegando a situaciones tan surrealistas como tener que pagar dos entradas (¡¡¡12 euros!!!) si un día no tienen un cómic y me dicen “vuelve mañana y te lo tenemos”.

Claro que para surrealismo me quedo con el detalle de que el carnet de Bibliotecas de Barcelona, válido para obtener descuentos en librerías e incluso cines, no es válido para obtener un descuento en el precio de la entrada mientras que sí lo es ¡¡el carnet de socio del  Barça o del Español!!

Tampoco la gestión de las colas que se organizan, para obtener una firma o dibujo de alguno de los invitados, ha mejorado respecto al año pasado y la organización sigue opinando que es razonable hacer esperar a la gente hora y media para, al final, cerrar el chiringuito antes de obtener el preciado garabato.

Como las exposiciones tampoco me parecen nada del otro mundo, tengo que confesar que, en general, el salón me parece un desastre organizativo que no tengo esperanza alguna que mejore en futuras ediciones.

En el lado positivo no se puede negar que siempre es un festín para los ojos de un amante de los cómics como yo, el ver tanto cómic y tanto lector de cómics juntos. Además, cuenta a su favor con un envidiable ambiente festivo, en gran parte debido a la ingente cantidad de gente que acude disfrazada al evento y ante la que me quito el sombrero.

Para leer las novedades más importantes del salón no duden en leer el interesante y divertido artículo escrito por Ferre en Retroklang.

Por cierto, aprovechando su visita al salón del cómic aproveché para hacerle entrega del premio como ganador del concurso “El sentido de la vida” (aunque en la foto no se vea bien la carátula). Aquí dejo una foto como prueba de lo guapos que somos y de lo mucho que nos lo creemos. Continuar leyendo “Salón del Cómic de Barcelona 2009”