‘Winter’s Bone’ de Debra Granik

Cartel Winter's Bone

Cartel Winter's BoneEl festival de Sundance se ha convertido en una fuenta inagotable de sorpresas. Todos los años, salen de allí una o dos películas realmente notables que aportan algo de aire fresco a unos cines saturados de productos difíciles de diferenciar unos de otros. Entre las sorpresas más agradables del año pasado estaba “Winter’s Bone“, estrenada en España hace un par de semanas (aunque se podía comprar el Blu-Ray en los USA por internet).

Se trata de la segunda película de su directora, Debra Granik, que curiosamente también llevó un premio en Sundance con su anterior película Down to the Bone (pese al título no tiene nada que ver con la que hoy nos ocupa). Es de desear que esta vez, las cuatro merecidísimas nominaciones a los oscars de Hollywood le sirvan para que su carrera despegue definitivamente.

Digo merecidísimas nominaciones porque “Winter’s Bone” es, no lo alargo más, una estupenda película, dura, sin grandes concesiones al espectador, con momentos de gran intensidad, una cierta atmósfera opresiva, un guión eficaz (escrito por la propia directora, junto a Anne Rosellini y basado en la novela de Daniel Woodrell) y unas interpretaciones impresionantes. Así como suena.

Tengo que advertir, eso sí, que esta no es una película para todo tipo de públicos. Aunque se la suele presentar como un thriller dramático, aquellos que vayan al cine movidos más por la parte del thriller que por la del drama pueden llevarse una importante decepción porque, desde el principio, resulta evidente que a la directora le interesa más llevarnos por otro camino. Lo que de verdad le importa a Debra Granik es el personaje central y cómo se relaciona con el mundo que la rodea. Un mundo al que no quiere pertenecer pero del que no puede escapar. Un mundo en el que el entorno físico juega un papel importante. Así, parte del mérito de la directora consiste en convertir al paisaje y al propio invierno en un personaje más del film.

Aunque todo el reparto hace un trabajo estupendo, resulta inevitable destacar por encima de todo las poderosísimas interpretaciones de Jennifer Lawrence (Ree) y John Hawkes (Teardrop). Este último es capaz de resultar terrorífico sin perder, a la vez, esa extraña dignidad que poseen los grandes perdedores del cine. La forma en la que Hawkes llena la pantalla es de las que dejan huella.

Por su parte, Jennifer Lawrence compone uno de los grandes personajes del año pasado. Si le diesen el oscar a la mejor actriz no cabría protesta alguna. Dueña prácticamente de cada escena de la película, de principio a fin, su interpretación es simplemente prodigiosa. Habrá que seguirle la pista, porque tiene todo lo que hace falta para ser una de las estrellas de Hollywood de los próximos años.

Y no cuento más porque es mejor que la disfrutéis vosotros mismos. No creo que os decepcione.

Valoración final: 8,5 sobre 10.

Autor: Jeremy Fox

Jeremy Fox es Miguel Baneira o al revés, ya nadie lo tiene claro, ni siquiera yo. Físico por estudios, informático de profesión y amante de los libros, la música, los cómics y, por supuesto, el cine. No estoy loco, es que me han dibujado así...

10 opiniones en “‘Winter’s Bone’ de Debra Granik”

  1. De acuerdo en todo. Sólo querría aprovechar para señalar una escena que me pareció prodigiosa: aquella en la que Ree llega a una casa donde están celebrando el compleaños de una señora. Quizás sea por la sencilla pero emocionante música que están cantando, quizás por hacer por un momento a los habitantes del pueblo un tanto humanos, quizás porque Ree está intentando que ella y sus hermanos y madre puedan celebrar los suyos el próximo año,… en fin, un gran escena.

    Saludos,

    Ferre

  2. La atmósfera de la región está muy, muy lograda. Ya es el 70% de la película. Pero es verdad que tiene un ritmo tan indie, que no es para todo el mundo.

  3. Gran peli, parece el relevo de la del año pasado: Frozen River, verdad?, con la que guarda ciertas similitudes. Esos personajes femeninos tan fuertes luchando en unos parajes tan inhóspitos y duros (en todos los sentidos).
    En realidad es una historia de cine negro pero a lo underground.
    Y la escena en el lago obteniendo la “prueba”?.., pfff, tremenda. Esa otra de la protagonista enseñando a sus hermanos a disparar?..,etc, etc. Muy buena.

  4. @Ferre
    Sí señor, de hecho esas escenas “cotidianas” son muy difíciles de hacer y que queden tan naturales como lo hace en la película. Si hasta ha emocionado a un tipo tan duro como tú… eso es todo un síntoma!!! 😉

    @MacGuffin
    El ritmo es pausado pero creo que es más porque la historia lo pide que por el hecho de que sean cine indie (que suele ser pausado por falta de presupuesto, muchas veces).

    El público de hoy en día estamos acostumbrados a ritmos más rápidos, en parte por el cine comercial USA y en parte por las series de televisión que, evidentemente, tienen otro ritmo. Por eso me parece un drama que en España no se emita ya cine de calidad, clásicos con otro ritmo, en horarios en los que los jóvenes puedan verlos y acostumbrarse a esa otra forma de contar las historias.

    @MrLombreeze
    Pues no vi “Frozen River” aunque las referencias que tengo de ella son muy buenas. A ver si cae este año.

    Por cierto, Mr. Lombreeze, da gusto estar de acuerdo en alguna peli moderna, ¿verdad? jeje.

    Saludos a todos

  5. Ah, pues Frozen River también te gustará, creo que seguro.
    Volveremos a estar de acuerdo…
    Bah, seguro que hay muchos más ejemplos. Es que estás bajo el embrujo de Nolan y Fincher, que son más fríos que los parajes de estas peliculas.

  6. Jeremy, al hilo de lo que comentas que el público en general no está acostumbrado a un ritmo más lento, no hay cosa que más me reviente que las críticas de “es que no pasa nada”. Es que no has estado prestado atención, brrrr (a veces es verdad que en algunas pelis no pasa nada, je, je).

  7. Jajaja, es cierto, eso de “es que no pasa nada” lo dice mucha gente. Y es verdad que a veces hay películas enlas que no pasa nada y que son insoportablemente aburridas. Por otro lado están las pelis en las que no pasa nada (aparentemente) y son buenísimas.

    Saludos

  8. Ya lo decía Madonna: “el tiempo pasa despacico”.
    Lo del paso del tiempo es subjetivo, claro. Aunque coincido en que en las de Béla Tarr solamente pasan ballenas, como mucho.
    Pero hay gente a la que el cine de acción de los 80 y 90 dejó lelos para siempre. El otro día veía una película con un amigo que me dice “qué rollo, en esta escena no pasa nada” y yo le dije “sí que pasa, es un señor esperando en la consulta del médido”. La espera es lo que estaba pasando y el coñazo de la espera es lo que estaba contando el director.

Comentarios cerrados.