‘Avatar’ de James Cameron

avatarYa ha pasado un tiempo desde que vi en el cine “Avatar“, la nueva super-producción de James Cameron y va siendo hora de que ponga por escrito mis impresiones, aunque los que siguen el blog en Twitter ya se hagan una idea de por dónde van a ir los tiros.

James Cameron es, en mi opinión, uno de los mejores directores de acción del mundo, así como suena. A su nivel tan sólo podría colocar al McTiernan de sus buenos momentos o a Kathryn Bigelow, curiosamente ex-mujer de Cameron y directora de “En tierra hostil” (The hurt locker) que podría convertirla este año en la primera directora de la historia en ganar el oscar en su categoría.

Espero de Cameron siempre lo mejor de lo mejor y más aún si estrena un proyecto en el que ha invertido tanto dinero y tanto esfuerzo personal como en “Avatar”, una película de la que lleva hablando una década más o menos. Por esa confianza en su habilidad como director me decidí incluso a ver la película en 3D, haciendo caso del autobombo practicado durante años por Cameron, alardeando de que ésta sería la película que cambiaría para siempre el cine en 3D.

El resultado definitivo me produce sensaciones contradictorias. Por un lado, “Avatar” es todo un espectáculo visual que merece la pena ver, con algunas imágenes para el recuerdo, y una demostración más de que dirigiendo escenas de acción Cameron es difícilmente igualable. Si J. J. Abrams dirigiese como él, posiblemente su “Star Trek” hubiese sido una maravilla.

“Avatar” es una película de 160 minutos realmente entretenida y que no da un respiro visual al espectador gracias, además de a Cameron, a la impresionante labor de su equipo técnico. Los efectos visuales de la película son sencillamente asombrosos. La expresividad de los personajes digitales, el realismo de los entornos creados (que se pierde un poco por culpa del “hermosismo” en el que caen los diseños), todo en definitiva es perfecto en el campo técnico pero… (y aquí viene el pero) a “Avatar” le falta alma.

Cameron no ha sido capaz de emocionarme y tan sólo se queda cerca en alguna ocasión muy puntual. Me entretengo sí pero, para que nos entendamos, no salgo del cine dando botes y con ganas de ir a luchar por la libertad de Pandora. Este es, para mí, el gran lastre de la película. Tal vez se deba a una excesiva, y nada habitual, atención por mi parte a los aspectos técnicos pero… tengo mis dudas y, hasta que la vea en 2D o pase el tiempo, tengo que decir que no me ha entusiasmado.

Respecto a las 3D, mi opinión de los últimos años no ha variado y sigue sin parecerme que aporten mucho al mundo del cine, más allá de una cierta espectacularidad. Lo que sí me queda claro es que Cameron iba de farol cuando dijo que él iba a ser el que integrase narrativamente las 3D en el cine. No llega con jugar un poco con la profundidad de campo para que las tres dimensiones se puedan considerar un elemento narrativo más.

Pero todo esto no importa porque “Avatar” ya se ha convertido en la película más taquillera de la historia del cine, aunque le falte mucho para ser la más vista, y Cameron cuenta los billetes mientras yo espero que la próxima vez sí consiga emocionarme como lo ha hecho en anteriores ocasiones.

Valoración final: 7 sobre 10

Autor: Jeremy Fox

Jeremy Fox es Miguel Baneira o al revés, ya nadie lo tiene claro, ni siquiera yo. Físico por estudios, informático de profesión y amante de los libros, la música, los cómics y, por supuesto, el cine. No estoy loco, es que me han dibujado así...

3 opiniones en “‘Avatar’ de James Cameron”

  1. El principal problema con Avatar es, como ocurría con Titanic, el enorme ruido mediático a su alrededor, que condiciona mucho la forma en que nos enfrentamos a la película. Ahora, dicho esto, a mí me resultó también muy entretenida. No para que arrase en todos los premios, pero ya sabemos que ahí entran en juego unas campañas que ya les gustaría tener a su disposición a los políticos españoles.

  2. Coincido contigo, y si no termina de emocionar es porque la historia es un poco floja… previsible y bastante lineal, no hay giros interesantes en el argumento y los personajes secundarios son muy secundarios… incluso el ‘malo’ aparece poco como contrapartida al ‘bueno’.

    Le hubiese venido bien mayor profundidad en los personajes, los conflictos del héroe dividido entre su humanidad y la nueva sociedad que descubre gracias a su Avatar.

    Pero bueno, imagino que coordinar tamaño despliegue tecnológico no es sencillo, y eso ha provocado que Cameron no haya cuidado mejor el guión.

    Lo bueno, la puerta que abre con esta tecnología a hacer futuras superproducciones con grandes efectos especiales.
    Precisamente, ahora mismo estoy jugando a un juego de PC, ‘Mass Effect 2’, del que ya hay rumores de una futura película. Y lo cierto es que el juego tiene un guión buenísimo, así que ayer pensaba que gracias a Cameron igual terminamos viendo una tremenda producción de sci-fi que nos sorprenda tanto como en su día hizo ‘Star Wars’.

  3. Una historia de dibujos animados flojísima que, a ratos, roza lo ridículo. Esto es un lastre demasiado pesado como para que yo me pueda entusiasmar con el buen ritmo cinematográfico y el espectáculo 3D.
    La parte de actores reales es noventera total, solamente falta Michael Ironside haciendo de malo.
    La moralina que desprende es, además, tramposa, trasnochada y naif.
    Esta peli en la tele, en 2D, no hay quien se la trague.
    No comparto tampoco tu pasión por Cameron. Un director que no me ha tocado la fibra nunca.
    Bueno sí, cuando medio despelotó a Jamie Lee Curtis.

Comentarios cerrados.