‘Camino’ de Javier Fesser

Poster Camino Javier Fesser

Camino” cuenta la historia de Camino, una niña a la que le es diagnosticado un cáncer, y la forma en que ella y su familia, bastante relacionada con el Opus Dei, afrontan la enfermedad.

Entiendo perfectamente que es muy difícil juzgar con criterios exclusivamente cinematográficos una película que trata temas tan delicados como los que trata este nuevo trabajo de Javier Fesser. Aún así, como siempre digo, estamos aquí para hablar de cine y temas políticos o religiosos han de quedar a un lado. Por ello, quiero aclarar que ni conozco la verdadera historia que ha inspirado la película ni me interesa especialmente.

Lo primero que quiero es advertir a todos aquellos que todavía no la han visto, que la película es durísima y se convierte en un auténtico vía crucis para todo espectador con un mínimo de sensibilidad. Un vía crucis en el que Javier Fesser nos deja pocos lugares a los que agarrarnos. Es raro encontrarse con un caso tan llamativo de falta de piedad con el espectador y me acordé, al salir del cine, de la desoladora sensación que me dejó hace años “Dejad paso al mañana“, una de las obras maestras de Leo McCarey.

Por un lado, es verdad que es muy sencillo hacer sufrir a un espectador mostrándole el dolor y el sufrimiento de alguien tan inocente como una niña de la edad de la protagonista. Pero por otro lado, no se puede negar que los mecanismos usados por el director resultan de una eficacia aplastante, dejando al espectador totalmente derrotado en su butaca.

Las pocas válvulas de escape que Fesser nos permite vienen dadas por una amiga de la protagonista y por la parte onírica de la película que, pese a que no tiene excesiva justificación y provoca un ligero desequilibrio, se termina agradeciendo precisamente por ejercer de tabla de náufrago del espectador. Creo, no obstante, que alguno de los “sueños” no termina de encajar del todo y podría haberlo quitado sin mayor problema, lo que hubiese hecho que la película fuese algo más corta. Creo que el conjunto se habría visto mejorado aunque lo cierto es que no se me hizo larga la película por aburrida sino por dolorosa.

Lo que está claro es que Fesser necesitaba todo ese tiempo para lanzar su ataque al Opus Dei. Ataque durísimo a una secta católica de la que muy pocos se atreven a hablar. Y el ataque es durísimo por estar lleno de verdad y por ser tan concreto y tan directo que no cae en la tentación de atacar a todo el catolicismo. Todos los aspectos más sórdidos relacionados con el Opus Dei están retratados en la película: la satanización del sexo, el alejamiento de las familias, el sentido de culpabilidad, el negocio de fondo, etc…

Tan duras como las escenas relacionadas con el cáncer de la niña, resultan aquellas en las que los miembros del Opus Dei actúan de forma totalmente deshumanizada como si la vida de Camino no tuviese el más mínimo valor, más allá de lo que les pueda reportar. Y tan duras como éstas son aquellas en las que vemos la forma que tiene la madre, interpretada por una excelente Carme Elías, de lidiar con la enfermedad. Ella también “hace lo que puede” ante esa situación y está llena de amor hacia su hija pero eso no hace sino acrecentar la rabia del espectador que ve, impotente, cómo el fanatismo religioso puede hacer que una madre sea capaz de decir “yo doy gracias cada día por la enfermedad de mi hija”.

En momentos así, y hay unos cuantos, uno siente la necesidad de entrar en la pantalla y abofetear a algunos de los personajes o salir corriendo de la sala para no seguir sufriendo.

No quiero quitarle méritos a Javier Fesser que realiza aquí un estupendo trabajo, aunque me gusta más cuando está contenido que cuando se deja llevar por sus “excesos” oníricos, pero esta película no sería lo que es si no fuese por la impresionante labor de su reparto.

Ya he mencionado a Carme Elías que tiene un papel bombón, pero es que el trabajo de Mariano Venancio es inconmensurable. Algunas de las escenas que comparten tienen una altura interpretativa y son de una intensidad fuera de lo común.

Pero es que todos los demás están al mismo nivel y no puedo dejar de mencionar a Nerea Camacho, toda una revelación, o a Manuela Vellés y Lola Casamayor. Lo cierto es que podría estar hablando de todos ellos durante un buen rato; de sus miradas, de sus gestos, de sus palabras, de sus silencios. Toda una exhibición de talento interpretativo que si no tiene recompensa en la ceremonia de los Goya de este año es que ya no entiendo nada.

En definitiva estamos ante la que es, posiblemente, la propuesta española más inteligente, interesante y atrevida del año. Solo por eso, pese a sus defectos, creo que vale la pena pagar la entrada de cine.

Valoración final: 8,5 sobre 10

Noticias relacionadas:

Autor: Jeremy Fox

Jeremy Fox es Miguel Baneira o al revés, ya nadie lo tiene claro, ni siquiera yo. Físico por estudios, informático de profesión y amante de los libros, la música, los cómics y, por supuesto, el cine. No estoy loco, es que me han dibujado así...

13 opiniones en “‘Camino’ de Javier Fesser”

  1. Ya se ve que, después del fracaso en taquilla (la 7ª película de la semana pasada, y eso que no había muchas más), a Fesser le interesa crear polémica antes del fin de semana.

    Cometí el error de ir a ver Camino, lo cual sólo me hizo pasar un mal rato con una película larga, lenta y sangrienta. Estoy de acuerdo con los críticos: el tema se aborda lentamente y la película resulta como una patada en el estómago. Tuve que irme al cabo de dos horas de película… y todavía le quedaba lo peor, según me han contado.

    La película ya está en la red para descargar. Os recomiendo que os la bajéis y gastéis ese dinero en unas buenas copas, en lugar de pasar un mal rato en el cine.

  2. Yo iré a verla, a pesar del sufrimiento que puedan causarme 2 horas de buen cine…

    Por cierto fesser, podrías ir al cine a ver ‘Zohan, licencia para peinar’, esa es corta y a veces te ries, creo que no te defraudaría como lo hizo Camino… Aunque claro también está disponible en la red, igual te apetece descargarla y luego irte de copas…
    😀

  3. Bueno, el que firma como fesser en realidad es un tontuno a sueldo que se dedica a ir haciendo copy/paste de blog en blog para soltar su parida. Se puede ver un ejemplo de su original comentario aquí:

    http://zumbarte.blogspot.com/2008/10/camino.html

    Ah, la sombra del Opus es alargada, Jeremy. Me temo que has entrado en su lista negra. De aquí a que tu blog salga en hazteoir entre la lista de sitios a torpedear hay sólo un paso! 🙂

    Salu2

  4. Fesser: Si no comentases exactamente lo mismo en todos los blogs por los que te pases podría pensar que el cine te interesa un poquito. Aún así te diré que no estoy de acuerdo con que la película sea lenta o sangrienta pese a que muestre alguna operación con cierto detalle. De hecho cualquier capítulo de “Hospital Central” muestra más operaciones sangrientas que esta película y no creo que nadie proteste.

    Jerome: ya me contarás lo que te parece. Ansioso espero!!

    William Conway: Bueno, hay que reconocer que si en una lista negra merezco aparecer quizás sea en una del Opus 😀

    Jordi M. Novas: ciertamente una película que hace sentir algo es, al menos, interesante. De todas formas no creo que nadie haya dicho aquí que no se vaya a ver la película para no sufrir. Bueno, quizás sí lo ha dicho el comentario número 1 pero teniendo en cuenta que ha escrito lo mismo en varios blogs diferentes creo que tampoco hay que tenerlo mucho en cuenta 🙂

    Saludos

  5. Pedazo actores y pedazo actuaciones, impresionantes, especialmente Carmen Elías y Mariano Venancio. La verdad es que Javier Fesser le ha echado un par de narices, tanto por el tema, que hasta el momento parecía tabú en este pais, como por el cambio de registro.
    El tratamiento/retrato de todos y cada uno de los personajes me parece soberbio.

    ¡Cómo!¿Que Jerome quiere ver “Camino”? ¡ Que se empieza así y te acaba gustando “Amarga victoria”! 😉

  6. ¿Os atrevereis a publicar mi comentario, aunque no sea “políticamente correcto?”

    Yo he visto Camino, y me gustaría hablar de su lado oscuro; de un aspecto extra- cinematográfico,que silencia cuidadosamente tosa la publicidad de la película, pero que acaba enturbiando todo el conjunto.
    Como es sabido en esta peli Fesser sigue punto por punto la vida de Alexia González Barros. Son las mismas ciudades, paisajes, contextos y diálogos de su vida, pero vueltos del revés y deformados según su prisma ideológico, para lograr su objetivo,
    De esa forma consigue que el espectador desinformado piense que todo lo que cuenta es real, tanto los diálogos, como los ambientes, como las intenciones… cuando no lo es.
    Lo único real es que Fesser ha manipulado y ha trastocado a conciencia esos diálogos, esos ambientes e intenciones de la vida real, para lograr que el espectador acabe odiando todo lo que él odia (la fe, la iglesia, el opus, etc.). A eso se llama… ¿manipular, no?
    En la historia real la madre de Alexia tuvo un comportamiento muy maternal y humano, pero Fesser lo cambia en la película por una conducta dura, de forma que acaba inventándose el personaje de una madre fanática.
    Por ejemplo; en la realidad la madre le decía a alexia que se quejara; pero en la película, le riñe por quejarse. Y todo es así, todo está vuelto del revés para conseguir la reacción de odio en el espectador, en una manipulación de sentimientos.
    No es sólo el tema del aplauso final: es la manipulación entera de la vida de esa niña, de su familia, de su mundo vital y espiritual, para el propio beneficio ideológico de Fesser y -no hay que olvidarse- también del económico.
    Fesser dijo con toda contundencia en San Sebastian que ese aplauso final cuando muere la niña lo había sacado de la biografía de la niña. Luego, cuando un hermano le hizo ver esa falsedad, entre otras muchas, dijo que no, que era “un aplaudo simbólico”.

    Y así va desdiciéndose, semana tras semana. La película empieza diciendo que está “inspirada en hechos reales”, y acaba con la dedicatoria final «A la memoria de Alexia González-Barros, fallecida en Pamplona en 1985, y, actualmente, en proceso de beatificación».
    Si la película no tiene nada que ver con Alexia, como ahora dice Fesser (antes decía que todo era real), ¿por qué ha mantenido esa dedicatoria en la película, en contra de la opinión de la familia de la niña muerta, que se siente profundamente maltratada?
    ¿Es ético aprovecharse del dolor ajeno, de la tragedia de una familia real y maltratar la memoria y la vida de dos mujeres muertas?

  7. Artur, no tengo por costumbre censurar comentarios de nadie, ni siquiera los que me atacan, pero mucho menos podría censurar los de alguien que muestra su opinión con la corrección con la que lo haces tú. Por eso no te preocupes que aquí vas a poder hablar.

    Otra cosa es que estemos de acuerdo, claro. Y aquí voy a intentar contestar a algunas de tus afirmaciones.

    Yo cuando voy a ver una película “basada en hechos reales” doy por sentado que esos hechos han sido “retocados” con fines cinematográficos. Si alguien no es consciente de esto, mal vamos. Por eso, yo veo la película pero no se me ocurre sacar conclusiones sobre el hecho real del que, ya lo digo en la crítica, no sé nada de nada. En ese sentido no me importa para nada si se aplaudió o no en el momento de la muerte de Alexia porque yo estoy viendo una película, no un documental. Entiendo, eso sí, el enfado de la familia.

    En lo de la manipulación… pues sí, tal vez la película sea un pelín manipuladora pero es que en el cine siempre hay una parte de manipulación. Por eso podemos ver una película y sentirnos identificados con un ladrón o incluso un asesino cuando en la vida real no querríamos ni acercarnos.

    No creo que la intención de Fesser sea hacer odiar al fe o la iglesia porque, de hecho, no veo yo ningún ataque ni a la fe ni a a iglesia en la película. Se ataca al Opus Dei, su forma de manipular a las personas y el fanatismo irracional que hay detrás (además de los intereses económicos, claro). Camino tiene fe y en ningún momento su fe es ridiculizada.

    Pero una película no me puede dejar de gustar porque no refleje mis pensamientos o ideas. No necesito estar de acuerdo ideológicamente con una película para disfrutar con ella.

    Respecto al tema de la dedicatoria, entiendo el dolor que la película puede causar a la familia de Alexia y si es verdad que le pidieron que no hiciese mención ni a ella ni al proceso de beatificación es posible que hubiese sido más correcto el haber respetado su voluntad. La película es válida sin tener ni idea de quién era alexia así que la información sobre ella no aporta nada al visionado.

    Resumiendo diré que el tema de la familia de Alexia me parece delicado y no tengo una postura clara porque todo lo que sé lo sé por los medios de comunicación y la verdad es que no me resultan muy fiables hoy en día.

    Pero en lo que a la película se refiere me parece un peliculón que no dejará indiferente a nadie y eso ya es mucho en el panorama cinematográfico actual.

    Por cierto, Artur, no me has dicho si te gustó la película o no.

    Saludos

  8. Ya me la han recomendado muchos amigos y no me la voy a perder por nada del mundo. Dicen que es muy buena.

    Te invito a que pases por mi blog de publicidad y si te mola que lo votes. Saludos.

  9. Anita, una viz vi un drama y me encantó, se titula ‘Una noche en la opera’, protagonizada por los hijos de un filósofo comunidta, igual te suena, así que a esta de Fesser como no le iba a dar una oportunidad…
    😀

  10. Yo la quería ver, y ahora con los comentarios bueno sigo queriendola ver aunque no sabía que se sufría tanto…

    Si quereis echar un vistazo a mi página espero que os guste:)

  11. antonio gonzález, que pesao eres, macho. ¿Por qué no dedicas el tiempo a algo mas constructivo? es mejor, te lo aseguro… y conoces gente guay. Quítate el cilicio del cerebro y relájate que la vida es para disfrutarla. Un abrazo

Comentarios cerrados.