‘Babel’ de Alejandro González Iñárritu

Babel

Anunciada como el final de la trilogía del dolor del tandem guionista-director formado por Guillermo Arriaga y Alejandro González Iñárritu, al fin he podido ver la que será, con toda probabilidad, una de las películas más nominadas en los oscars de este año.

Babel“, nos cuenta varias historias entrelazadas que tienen como epicentro un desgraciado accidente: unos niños en Marruecos disparan y hieren a una turista americana (Cate Blanchett) que está de viaje con su marido (Brad Pitt).

Lo diré sin rodeos: la película me gusta pero me ha decepcionado. Tras todas las críticas positivas que había oído sobre ella, alabándola como gran ejercicio narrativo, poesía en imágenes o genial guión me esperaba más. Me alegro de que guionista y director hayan decidido no hacer más trabajos conjuntos porque creo que es hora de que ambos vuelen por separado antes de que empiecen a resultar demasiado repetitivos

Me gusta la forma de dirigir de Iñárritu, y estoy de acuerdo en que crea imágenes de una gran belleza, apoyadas también en una magnífica fotografía y una buena banda sonora. Sabe crear tensión emocional y dramática con muy pocos elementos en una escena; algo esencial en un buen director.

Los actores están todos soberbios, especialmente inspiradas Adriana Barraza en su papel de cuidadora de los hijos de la pareja estadounidense y Rinko Kikuchi como sordomuda. Es una pena que en España la película se emita doblada porque no sólo deja de tener sentido el título, el mensaje y muchas escenas sino que, además, nos perdemos una parte muy importante de dichas interpretaciones. Creo que Franco lleva muerto el tiempo suficiente para que nos carguemos una de sus primeras leyes “culturales” sin demasiados remordimientos, ¿no?

Volviendo al tema que nos ocupa, en mi opinión el principal problema es el guión. Me parece una buena idea, la del acontecimiento aparentemente intranscendente que, en una especie de efecto mariposa, da lugar a todos los acontecimientos del film, pero creo que hay cosas que están demasiado cogidas por los pelos.

Y no me refiero, sólo, a que haya elementos difíciles de creer, que también es un handicap en una película que no se vende como una fábula (cosa que hacía muy bien “Crash“, por ejemplo) sino como un retrato “realista” y profundo sobre el problema de la incomunicación y la falta de entendimiento. Me refiero a que, en realidad, la historia de la japonesa no tiene una relación clara con la historia central aunque, a cambio, puede que sea la más angustiosa de todas y la que más engancha al espectador. El propio director debía ser consciente de ello al reservarle el maravilloso plano final de la función.

También me parece que el personaje de Gael García Bernal no tiene mucho sentido y casi todas sus acciones parecen inexplicables. Me temo que tanto el personaje como sus extrañas decisiones no son otra cosa que un recurso facilón del guionista para complicar más la situación.

En el terreno de lo anecdótico comentar que algún problema debe de tener Arriaga con la masturbación porque tanto en su guión para “Los 3 entierros de Melquiades Estrada” como en este caso, la masturbación precede a la tragedia. ¿Hay algún psicólogo en la sala?

En definitiva, la película está bien dirigida, bien interpretada y resulta suficientemente entretenida, pero está lejos de ser la obra maestra que muchos pregonan. Una cosa son las intenciones o el mensaje y otra muy distinta el resultado artístico.

Valoración final: 7 sobre 10.

También en Moonfleet: Trailer y póster de “Babel”

[tags]Babel, Alejandro González Iñárritu, Brad Pitt, Cate Blanchett[/tags]

Autor: Jeremy Fox

Jeremy Fox es Miguel Baneira o al revés, ya nadie lo tiene claro, ni siquiera yo. Físico por estudios, informático de profesión y amante de los libros, la música, los cómics y, por supuesto, el cine. No estoy loco, es que me han dibujado así...

8 opiniones en “‘Babel’ de Alejandro González Iñárritu”

  1. Da que pensar hasta qué punto las relaciones políticas entre países entorpecen e incluso crean malos entendidos y desaveniencias entre las relaciones humanas. (Seguramente, más que políticas, en realidad se resumen a relaciones puramente comerciales; a fin de cuentas, en los conflictos diplomáticos entre países, lo que 1º se mide es cómo afecta dicho conflicto a las relaciones comerciales entre ambos, y en base a eso se toma una u otra decisión, a fin de que éstas queden lo menos dañadas posibles, en detrimento del daño que se haga en otros aspectos, que casi siempre son humanos).
    Hasta qué punto las fronteras no se traducen sencillamente a poner límites entre personas, a fin de establecer intencionadamente una distinción entre las mismas.
    Un delito, no es un delito por sí mismo, sino que depende de la ley del que te juzgue. La prueba está en que no tiene el mismo precio una vida en un país que en otro. De nuevo las fronteras…
    Estoy de acuerdo en que la historia de la japonesa no termina de encajar en el tema.

  2. Tengo unas ganas locas de verla, aunque el viernes opté por ver “El truco final, The Prestige” y reservar Babel para el domingo por la tarde. La de Nolan no me gustó nadita. Un saludo

  3. He encontrado una critica que se acerca mas a la realidad de la pelicula, creo que esta vez el director se ha pasado del peliculon de 21 gramos al esperpento.

  4. Babel me gustó mucho, me hizo sentir muy viva.

    Reconozco que tiene fallos, sobre todo en la historia mexicana con Gabriel García Bernal, la manera en que reacciona y luego no aparece…Me parece que a él le interesa más que quede claro la incomunicación en sus historias que la verosimilitud.

    Yo no pienso que la historia japonesa esté con calzador por su temática, me parece que la chica sufre de una incomunicación brutal y que sus vivencias son más cotidianos, no tan al límite como en las otras dos historias. El problema surge con los momentos en que la historia aparece en el montaje, porque rompen con el ritmo que crean las otras historias.

    Y lo de Arriaga es verdad,debió pasarle algo muy traumático que se le cuela (sub) conscientemente.

    En el rollo peloteo bloguero que veo que cada vez impera más, decir que de vez en cuando me gusta leer posts claros, bien escritos y que se apoyan más en criteios cinematográficos que en el gusto personal. (Yo reconozco que a veces me cuesta demasiado separlos)

  5. Saludos! Ayer vi la película, de hecho estaba escribiendo en mi blog cuanto me había fascinado la película, no se mucho del 7mo arte, pero senti que esta pelicula me hizo sentir la real “desesperación”, creo que en todas las anécdotas en la película tienen mucho de esto, en especial la historia de la Japonesa, a quien prejuzgué sin imaginar por todo lo que pudo haber pasado. En fin, ni pie ni cabeza mi comentario, me gustó la peli y punto, aunque leyendo la crítica, mi punto de vista (aunque me sigue gustando la pelicula y la seguiré recomendando) se ve modificado un poco por varios detalles que no aprecié y que son nombrados aquí…

  6. Estamos condenados al desencuentro. Acabo de verla después de pasado un tiempo del estreno, habiendo leído cosas positivas en general pero también críticas del estilo de la tuya, del tipo “si pero no” y estaba un poco mosca por ver lo que me iba a encontrar. También me gustaron mucho las dos anteriores de Iñárritu y temía poner el listón de mis expectativas demasiado alto.

    Pero no. Aún bajo los efectos producidos por el reciente visionado, creo que es la que más me gusta de las tres, lo que implica que es un película que me gusta mucho, mucho, mucho. En general coincido con todo lo que comentas como positivo, especialmente en lo del plano final, que es una cosa que no sé si todo el mundo valorará igual. Y sobre los defectos… es que a mí me ha parecido todo perfectamente posible. No sé si analizándolo fríamente llegaría también a la conclusión de que la historia está cogida por los pelos pero mientras la veía todo me parecía de una coherencia aterradora (ya que mencionas Crash, creo que la autencidad de los personajes de una y otra no admite una mínima comparación). Y la relación con la historia japonesa creo que está mucho mejor resuelta de lo que hubiera podido imaginar mientras la estaba viendo.

    Y eso sin contar que es una de las películas que mejor consigue reflejar la angustia, lo que la hace incómoda de ver en muchos momentos.

    Salu2

  7. William, me parece que ya quieres ver polémica o desencuentro donde no lo hay. A ti la película te parece una maravilla y a mí una película notable, tampoco hay tanta diferencia.

    Respecto a las diferencias entre Crash y Babel, creo que la primera tiene un tono de fábula que justifica ciertas cosas mientras que la segunda tiene un tono más realista.

    Cierto es que hay muchos idiotas en el mundo y que, por tanto, la reacción de Gael García Bernal es posible. Lo que pasa es que siempre me ha parecido una mala excusa para un guionista recurrir a la estupidez de los personajes para llegar a donde se quiere llegar. Me suena a solución metida a calzador.

    Por otro lado, tantas desgracias en la misma familia no son creíbles pero eso no me importa porque entro en el juego del guionista y director y acepto que sucedan.

    La historia de la japonesa es posiblemente la mejor pero su relación con el resto de las historias me sigue pareciendo un poco cogida por los pelos. La “ligera” obsesión del guionista con el sexo le ha hecho centrarse en la chica, en lugar del padre, que hubiese sido lo más lógico y coherente.

    Saludos

  8. No, hombre, no, qué voy a querer ver polémica o desencuentro.

    “Lo que pasa es que siempre me ha parecido una mala excusa para un guionista recurrir a la estupidez de los personajes para llegar a donde se quiere llegar. Me suena a solución metida a calzador.”

    No sabes hasta qué punto estoy de acuerdo con eso. Pero creo que más que recurrir a la estupidez de los personajes creo que lo criticable es que se recurra a la incoherencia y creo que las acciones del personaje son coherentes con el mismo. Lo incoherente en el personaje de Gael creo que hubiera sido que actuara de manera sensata en todo momento.

    Salu2

Comentarios cerrados.