Flores Rotas: Murray sigue perdido y enamorando

broken flowers

Dos son las poderosas razones para haber ido al cine a ver Flores Rotas (Broken Flowers) de Jim Jarmusch. Una es, evidentemente, su director. La otra, uno de esos actores que levantan pasiones encontradas: o lo odias o lo amas. A mi Bill Murray me enamora.

La historia nos cuenta como Don Johnston (Murray), un Don Juan (que Murray se llame Don es la primera ironía de la película) ya algo mayorcito, es abandonado por su última conquista debido a su incapacidad para el compromiso. En ese momento recibirá una carta anónima de una novia a la que abandonó hace 20 años que le cuenta que tuvo un hijo, ahora ya un joven, y que es posible que le esté buscando. Don, animado por su amigo Winston (Jeffrey Wright), empezará un viaje que le llevará a visitar a sus antiguas amantes para descubrir entre ellas a la autora de la carta.

Muy bien dirigida por Jarmusch, quizás de forma demasiado fría, no cabe duda de que la película descansa sobre la interpretación de un Bill Murray que está presente casi en cada plano y nos ofrece un recital de pequeños gestos, miradas perdidas o matices en la voz (tuve la suerte de verla en versión original) que es una auténtica delicia. El papel puede recordar algo al de Lost in Translation y, aunque ciertamente ambas son películas románticas, en la de Jarmush no hay historia de amor; lo que no evita que las mujeres tengan un peso importante en la historia. Gracias a ello podemos disfrutar de las actuaciones, breves pero intensas, de Tilda Swinton, Jessica Lange, Chloë Sevigny, Frances Conroy, Sharon Stone o Julie Delpy.

broken flowersSe trata de una historia desalentadora sobre el pasado y sus consecuencias, sobre si debemos seguir anclados en él o seguir hacia delante, sobre qué es lo que nos define o si necesitamos ser definidos. El paso del tiempo y cómo éste nos transforma, o no, es un tema constante durante la película.

Una película con momentos tiernos, graciosos y también dramáticos aunque siempre con una mirada agridulce que hace que predomine la sonrisa (aunque a veces se nos congele en la cara ante las ironías amargas de la vida). Los seguidores de Jarmusch disfrutarán pero lo harán aún más los de Bill Murray que demuestra aquí, una vez más, que en este registro es muy difícil encontrar un actor que le iguale.

Valoración final: 8 sobre 10.

Autor: Jeremy Fox

Jeremy Fox es Miguel Baneira o al revés, ya nadie lo tiene claro, ni siquiera yo. Físico por estudios, informático de profesión y amante de los libros, la música, los cómics y, por supuesto, el cine. No estoy loco, es que me han dibujado así...

5 opiniones en “Flores Rotas: Murray sigue perdido y enamorando”

  1. Hay otra película que cuenta prácticamente lo mismo, ‘A propósito de Schmidth’ donde Jack Nicholson ofrece un verdadero recital de interpretación y auténticas miradas perdidas pensando en el pasado ¿está tan bien Murray? 😉
    Ah, y además la de Payne no aburre.

  2. Personalmente me encanta Bill Murray , y aun asi me parecio lenta y aburridisima. Totalmente de acuerdo con Red, practicamente es identica “A proposito de Schmidth”.

  3. Bueno Red, supongo que entonces tendrás que aceptar que “Los puentes de Madison” de tu admiradísimo Eastwood es una copia de “Breve Encuentro” del gran David Lean: ambas cuentan casi lo mismo ;D

    Yo como no estoy de acuerdo puedo opinar que ambas son obras maestras.

    En todo caso, no me parecen ni mucho menos tan parecidas “A propósito de Schmidt” y “Flores rotas”.

  4. Ya la he visto, y me gustó. No me pareció en absoluto aburrida, aunque sí es cierto q tiene escenas en que se recrea en el momento, en mi opinión acertadamente. Lo que menos me convenció fue el final, y no por como termina la historia, que ya me imaginaba sería de esa guisa, sino por como lo muestra el director, me pareció un poco, no sé si decir brusco o repentino (no es exactamente esa la sensación, pero bueno).

    Otra cosa que me chirrió un poquito es que se supone que Bill Murray es un conquistador/seductor, sin embargo el comportamiento del personaje no concuerda mucho con el Don Juan que se supone que es, en mi opinión demasiado introvertido y taciturno para dejar una “huella” tan profunda en tantas mujeres. Totalmente de acuerdo con el “recital de pequeños gestos, miradas perdidas o matices en la voz” que nos ofrece en su actuación, tiene momentos geniales (todos).

    Genial también, el personaje del vecino, Winston. De las ex-novias me quedo con los de Sharon Stone, Frances Conroy y Jessica Lange, me encantaron.

    Estupenda banda sonora, sobre todo la música que escucha Bill Murray mientras va conduciendo.

    La última cosita y corto el rollo, es que me llamaron mucho la atención los paisajes que recorre en el coche: carreteras por zonas arboladas, los árboles con unos colores preciosos (me recordaron a los que se veían desde la sala de estudio de cierta residencia), muy distintas de la característica carretera americana desangelada e interminable por zonas semidesérticas y además desiertas.

    Chao!

Comentarios cerrados.